Desmontando el proceso de Miguel Hernández

En la exposición ‘Homenaje a Miguel Hernández 75×75’, organizada en Alacant en el marco del 75 aniversario del fallecimiento del poeta, se produce la simbiosis de compromiso civil y creación artística, plástica y literaria 

e-Mail del País Valencià
Pere Miquel Campos
Periodista

El domingo 7 de mayo cerraba en Alacant una muestra de más de cien creadores, sobre el poeta Miguel Hernández, 75 años después que le dejaran morir sin asistencia en el Reformatorio de Alicante tras dar unos cuantos tumbos por tras prisiones. Visitando la que , sin duda, ha sido un hito por su contenido, me llevó a recordar una obra del desaparecido fiscal del Derecho Represor Franquista, entre los años 1936 al 1945 partiendo del proceso hernandiano.

 

Miguel HernándezEl volumen, editado y publicado en Alicante en 1992, incluye el entonces inédito expediente carcelario del poeta que se conservaba en los Archivos del Centro Penitenciario de Fontcalent en el que Gutiérrez, promotor,e ntre otros, de la Unión Progresista de Fiscales . En el texto leemos “entre las frías líneas burocráticas se trasluce la desolación e incuria de aquella vida carcelaria que era una lenta agonía”.

El libro , que se ha expuesto entre otros materiales no estrictamente artísticos en la muestra del 75×75 (hubo una anterior, que se acuñó como 50×50) desmonta todo el Derecho Represor Franquista, entre los años 1936 al 1945 partiendo del proceso hernandiano.

El autor , el fiscal –justo e indomable siempre, a saber de quienes le conocimos– ofrece al lector un resumen que acaba desmontando el denominado Procedimiento sumarísimo de urgencia núm. 21.001.Comienza con la detención de Miguel en Rosal de la Frontera, en Huelva , donde, en su extensa declaración , en la que advierte a los agentes que “tengan cuidado, no se repita el caso de García Lorca, que fue ejecutado rápidamente…”

Los redactores de aquel primer atestado concluyen con esta diligencia, que reproducimos con la integridad con que lo hace el fiscal Miguel Gutiérrez:

“…es de suponer que este individuo haya sido en la que fue zona roja por lo menos uno de los muchos intelectualoides  que exaltadamente han llevado a las masas a cometer toda clase de desafueros si es que él mismo no se ha entregado a ello”

La exposición,  abría la vista del espectador con textos de escritores como José Luis Ferris, Enric Balaguer, Romá de la Calle, Juan Antonio Roche , mientras cada artista plástico – entre los que figuran Maria Chana, Xavier Lorenzo, Antoni Miró, Arcadi Blasco, Carme Jorques, Joan Genovés… – ancla su obra a un texto del poeta . Un nuevo homenaje en el que se produce la simbiosis de compromiso civil y creación artística, plástica y literaria en este caso.

Como después se podrá leer, cada obra plástica va anclada a un texto del poeta y viceversa . La interacción es evidente en este nuevo homenaje que, en cierto modo, nos traslada a aquel 1976 en que, en el Homenaje de los Pueblos de España a Miguel, llenaron de pinturas los barrios de Orihuela por los que anduvo el joven cabrero.

Después de detenerlo, Miguel es sometido a un Consejo de Guerra el 18 de enero de 1940, en cuya sentencia se manifiesta que dedicado a actividades literarias era miembro activo de la Alianza de intelectuales antifascistas (…)haciéndose pasar por el “Poeta de la Revolución”.

Hasta la condena, en la instrucción del sumario figura, añade el fiscal Gutiérrez, que Miguel carece de antecedentes penales, se hace referencia a una ficha de antecedentes policiales suministrados “por personas y organismos de absoluta solvencia”, que no se citan.Y…”se le supone de ideas comunistas“.

 Pocas, muy pocas diligencias se practicaron hasta llegar a la sentencia irrecurrible. Ni siquiera legalmente era posible que interviniese ningún abogado defensor. El 30 de enero de 1940 el Auditor de Guerra del Ejército de Ocupación afirma que debe aprobar la sentencia, firme y ejecutoria y que sirven las pruebas (o algo así) practicadas que se han aprobado sin defectos ni omisiones y con un criterio racional…

Las diligencias practicadas se limitan a aportar los artículos que Miguel publicó durante la guerra en los periódicos La Voz, El Sol y el Mono Azul. Se incorpora también una copia de la carta “A los intelectuales antifascistas de todo el mundo”, firmada, entre otros, por el procesado. 

Seis meses después, el 25 de junio de 1940, toda una espera de agónica incertidumbre, señala Miguel Gutiérrez como autor de la obra de referencia: Su Excelencia – copio literalmente “se digna conmutar la pena impuesta por la inferior en grado”;es decir, treinta años.

Este es el trasfondo que el fiscal Gutiérrez hizo trizas en 1992 y desmontó como hipotética administración de justicia durante la dictadura franquista. El que los artistas , unos 130, que han trabajado ex profeso para la muestra inaugurada el 17 de marzo y clausurada el domingo 7 de mayo, recogen junto a la obra poética y cívica del autor de tantos y tantos versos y algunas obras de teatro.

 Como señala el profesor Romá de la Calle, la pintura parla de la poesia.O és potser la poesia la que ens parla de la pintura”? Diàlegs, doncs, entre les imatges i les paraules, per reinterpretar, amb afanys positius, la memòria compartida de Miguel Hernández, aventurant-nos legítimament, a apel.lar i construir, per senders diversos, opcions artístiques plurals en la seua marcada intergeneracionalitat . Identitats i diferències, per tant, en les poétiques selectives del llenguatge , per a millor reconstruir, si és possible, tantes memòries fragmentades, en el planificat oblit i el rebuig històric – durant dècades, sistemàtic – sota els efectes de la manipulació i la prepotència.

 

Un pensament a “Desmontando el proceso de Miguel Hernández”

  1. Estricte, meticulós i molt ben escrit…un plaer gaudir de les reflexions del periodista i escriptor Pere Miquel Campos.
    Tot un luxe…gràcies.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *