Desahucios y otras menudencias

e-Mail de Andalucía
Jesús Páez

'El País' del día 31/3/2012

1/4/2012 (17:00) Desvelemos el secreto. Total, ya han pasado las elecciones andaluzas y para lo que nos ha servido. Además, piensa Rajoy y sus íntimos, nuestros capataces europeos no dejan de darnos la vara con los dichosos presupuestos y, como nos descuidemos, nos cambian por media docena de tecnócratas.
Hoy solo he visto un periódico. Titular de la portada a toda página: “Rajoy lanza una amnistía fiscal en los Presupuestos más restrictivos”. En los subtítulos explica: “Los defraudadores pagarán un 10% por blanquear su dinero”. Supongo que ustedes lo habrán leído u oído como yo. Sí, el Sr. Rajoy ha caído en imitar la “ocurrencia” que, según él, hizo el Sr. Zapatero en 2010.
Ahora me explico por qué han cambiado a todos los altos funcionarios de la Agencia Tributaria que se dedicaban a la lucha contra el fraude fiscal, al parecer, con bastante éxito. El fraude fiscal no va a existir en esta legislatura. La nueva política fiscal va a ser pedirle, por favor, a los defraudadores que si les hace falta blanquear algún dinerillo, que pueden venir y con pagar el 10% de lo que necesiten, pelillos a la mar.
Los que tenemos una nómina o una pensión es que somos tontos del haba, con lo fácil que debe ser que la empresa ingrese nuestra nómina en alguna isla lejana y así no pagar o, si nos hace falta para un cumpleaños del niño o para los libros del colegio, pagar un 10% y ¡a otra cosa mariposa!
Pero no sé si nos merecerá la pena. Porque con los salarios bajados o congelados (quienes los perciben) y los precios subiendo, el butano subiendo, las tasas de los juzgados subiendo (esto no creo que sea para recaudar sino para arreglar un poco la administración de justicia, ¡quién es el guapo que pone un recurso!), la electricidad subiendo (¡un 7%!), las tasas de la basura subiendo, el IBI subiendo, las medicinas subiendo y todo sube que te sube, no podremos dejar en el paraíso fiscal otra cosa que no sean trampas.
He escrito todo sube y no es verdad. Solo hay que leer la columna de titulares de la misma página en negrita y a tamaño 18: “1.500 millones menos en las políticas para incentivar las contrataciones y formar trabajadores”, “Reducción de casi 5.000 millones para nuevas infraestructuras”; “Las autonomías perderán 283 millones para atender a sus dependientes”; “La partida de Exteriores para países pobres se queda a la mitad”.
Como abajo a la izquierda de la portada les quedaba un hueco han colocado, a dos columnas y en negrita del 28: “El BCE pide a España leyes de “emergencia” para aplicar el ajuste”. La verdad es que no sé que falta hacía apretar tanto la portada. Quizás, por buscarle un por qué, lo hayan hecho para que los ciudadanos no nos pongamos muy tiquismiquis con los Presupuestos.
Me van a disculpar pero de lo que yo quería hacer algún comentario es de la página 24, sección de Economía del diario. En verdad es media página a penas. El resto es un anuncio. El titular de la columna de la izquierda reza: “El beneficio de Mutua Madrileña sube un 9,7%”; para las dos columnas siguientes el titular es: “Los desahucios se disparan y alcanzan un nuevo récord”; la entradilla o subtítulo aclara: “Los jueces desalojan a 58.200 familias el año pasado, un 22% más que en 2010”; en las dos columnas de la derecha dice así: “Los cinco directivos mejor pagados ganan 62,7 millones” y a renglón seguido: “Isla, Alierta, Sáenz, Bofrau y Galán tuvieron las retribuciones más altas”.
No sé si quién ha compuesto la página lo ha hecho adrede o sin intención alguna. Pero no me negarán que, en el sentido que se le quiera dar, no es de nota. 58.200 familias emparedadas entre unos que han obtenido un beneficio de 179 millones de euros y cinco señores, uno de ropa de vestir y cuatro de la banca, las eléctricas, telefonía y combustibles, se han embolsado 62,7 millones de euros en un año. Señores, estos que ejecutan hipotecas, que suben la electricidad, la telefonía, los combustibles, que exigen recortes, ajustes, que aplauden al Gobierno por las medidas que adopta en contra de la mayoría de la población: trabajadores (parados y no parados) pensionistas, personas en situación de dependencia, clases populares en general.
Si les digo la verdad dudo que estos señores sean personas. Me es casi imposible imaginar que estos señores puedan vivir en familia, ir a reuniones de trabajo o sociales hacer ruedas de prensa con la cara descubierta, ser padres, hacer de abuelos y, sobre todo, no imagino cómo pueden dormir por la noche. Cómo estos señores pueden atreverse a decir que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, cómo osan hablarnos de sacrificios, decirnos que todos hemos de arrimar el hombro, que debemos ajustarnos el cinturón…
Voy a guardar este ejemplar del día 31/03/12 y poner esta página en el baño y, de este modo, verla todas las mañanas no sea que, con el Alzheimer que ya me acecha, olvide quiénes son los que ajustan y recortan y quiénes los ajustados y recortados.
Ahora empieza la verdadera penitencia… y no me refiero a la Semana Santa.