Del provecho de las adversidades

 

José Martí Gómez

En esta época de desconcierto y temor, recordad, hermanos lamentables, las palabras de Tomás de Kempis: “Bueno es que algunas veces nos sucedan cosas adversas y vengan contrariedades, porque suelen atraer al hombre al corazón para que se reconozca desterrado y no ponga su esperanza en cosa alguna del mundo”.

La madre que los parió. Dicho esto como un desahogo, paso a relataros una serie de hechos que llevan a meditar sobre el provecho de las adversidades, insistiendo en lo de la madre que parió a los que nos han sumido impunemente en estas adversidades.

De la Generalitat y su inmisericorde política de ahorro: en las escuelas públicas de Barcelona los niños y niñas solo podrán gastar 25 metros de papel higiénico cada mes.
La norma de la dirección de Construcciones y Movimiento Escolar no aclara  si se hará una excepción caso de brote de gastroenteritis. Tampoco se aclara si en caso de que se gasten más de 25 metros de papel higiénico por escolar y mes se sancionará a la escuela obligando a que los alumnos traigan desde su casa en la cartera, junto a libros, cuadernos y desayuno, papel para limpiarse el culo.

Del debate sobre si Montilla debía o no debía ir al Senado
Un debate idiota, queridos lamentables. Lo serio sería debatir porqué el Senado, como me dijo un día un ex senador que ya comparte con nosotros el cielo de los justos que es la sociedad cabreada, el Senado no se convierte en apartamentos de lujo. Eso sí sería un buen pellizco al recorte de gastos suntuarios, porque suntuaria es una institución carísima de mantener y que no sirve para nada. El senador apoyaba su reflexión en el hecho de que los apartamentos ya tendrían, de entrada, una lujosa vajilla. La compró Antonio Fontán, primer presidente de la institución. La idiotez del debate la completó el propio Montilla diciendo que a los 55 años todavía tiene cosas que hacer. Los que tienen que hacer cosas no van al Senado, querido ex presidente.

Del diálogo entre un juez y la cajera de un súper que ha sufrido el enésimo atraco
Juez- ¿La han amenazado?

Cajera- Me han insultado.

Juez- ¿Qué le han dicho?

Cajera- Lo que me dicen siempre que me atracan: fea y gorda.

Como auguraba ya hace años Jorge Rojano, santo varón que atracaba bancos pero, delincuente con dignidad, nunca atracó un supermercado y odiaba a los navajeros:

-Se están perdiendo las formas, amigo Martí. Esto acabará mal.

 

De la confesión de una madre a un abogado
E-mail del letrado Mateo Seguí:

“Hace unos días ha vuelto a visitarme una clienta, madre de cuatro hijos. Uno lo tiene en la cárcel en régimen abierto (es decir, solo duerme enLa Modelo) Otro acaba de ser detenido. Le he preguntado por los otros dos hijos (un chico y una chica) y me ha explicado que están muy bien, siempre han trabajado y se ganan bien la vida. Ya sabe, señor Mateo, no puedo tenerlo todo, me ha dicho. El corazón me palpita fuertemente”.

Dado el estilo de los e-mails de Mateo Seguí, que basculando entre la ternura y el escepticismo necesitan en ocasiones de una doble lectura, le he preguntado si el corazón que latía fuertemente era el de la madre o el suyo.

Me ha respondido:

-El corazón de los dos.

Pensaban ambos, tal vez, que igual los dos hijos que trabajan se quedan pronto en el paro  y con esos antecedentes familiares ves tú a saber…

 

Del candidato Ángel Ros, lamenta que la dirección del PSC-PSOE  no sea neutral cara al congreso para elegir nuevo secretario general.
¿Qué esperabas, hermano? Con tantos años en el partido ¿no habías descubierto todavía que es leninista y el sistema búlgaro para ganar elecciones de Zaragoza, Balmón, Montilla, Sala y Cia lo han perfeccionado hasta el extremo de dejar en ridículo a los búlgaros?

 

De las preocupaciones por el sistema financiero español expresadas a Rajoy  por el secretario del Tesoro de Estados Unidos
¿No nos habían estado vendiendo que la salud de nuestro sistema financiero era perfecta? ¿No nos habían estado vendiendo que el Banco de España había realizado un gran trabajo de control sobre nuestro sistema financiero? ¿Cómo ahora se habla de que la creación del banco malo para cubrir los activos tóxicos de la banca nos costará cien mil millones de euros?

Acabemos como empezamos: la madre que los parió.