Cuando las porras rebotan en las mochilas

Gobernantes, políticos, banqueros, empresarios, militares, jueces, eclesiásticos, intelectuales y personajes influyentes de nuestro país caen a menudo en excesos dialécticos que podrían definirse como sandeces. Esta serie  pretende dejar constancia de algunas de ellas difundidas tanto en el presente como en el reciente pasado.
 

Antología de sandeces políticas (5)

Ángel Sánchez de la Fuente
Periodista

Ver –leer—para creer. Leamos esta nota de la Conselleria de Interior de la Generalitat catalana cuyo máximo responsable es Felip Puig. Se pretende justificar por qué un muchacho de 13 años resultó herido en la cabeza en Tarragona el 14-N, día de la huelga general: “En el transcurso de esta persecución [de piquetes], un agente [de los Mossos d’Esquadra] ha cargado con la porra contra un manifestante que había actuado anteriormente con violencia, y el rebote de la porra en la mochila del perseguido ha tocado la cabeza de un menor que estaba detrás y fuera de la visión del agente.” Versión muy diferente a la de una joven que presenció la escena: “Le habían abierto la cabeza [al chico de 13 años] y le seguían pegando en las piernas. Grité: ‘pero, ¿qué estáis haciendo? ¡Si es un niño!’ Entonces me hicieron daño a mí.”

Lo de la porra rebotando en la mochila es un hallazgo semántico que recuerda aquellos disparos al aire que, en plena transición a finales de los años setenta, mataban a manifestantes que no eran pájaros sino personas. También puede encuadrarse en la línea de sandeces que han hecho historia, como la del “bichito que si se cae al suelo se mata” de aquel ministro llamado Jesús Sancho Rof explicando en 1981 la causa del síndrome tóxico. O en la de “los hilitos de plastilina” salida de la boca de Mariano Rajoy cuando en diciembre de 2002 se refirió al naufragio del petrolero Prestige en aguas gallegas.

No se puede decir que el convergente Felip Puig esté mejorando a su predecesor del Gobierno tripartito, Joan Saura, al que con tanta saña fustigó. Por ejemplo, con estas palabras: “Mientras Saura esté al frente de Interior, seguirá habiendo problemas de orden público. El desorden campará por Barcelona y Catalunya. [Es] un político que no ha creído nunca en la policía.”

         Por el contrario, tanto creía Puig en la policía autonómica que, nada más tomar el mando hace dos años, suprimió el código ético de los Mossos que había aprobado Saura. Más tarde, frenó la instalación de cámaras de vigilancia en las comisarías para inyectar fe y moral a sus tropas. Y nunca mejor dicho lo de sus tropas, sobre todo por lo que declaró en octubre pasado de que los Mossos obedecerían a la Generalitat y no al Gobierno central en el caso de conflicto entre ambos. Varios representantes sindicales de los Mossos le salieron respondones. “Estamos muy cansados de que Puig nos utilice para sus guerras políticas en Madrid,” dijo uno de ellos. La frase, sin duda, debió dolerle al conseller como un golpe de porra sin rebotes en mochilas.

La socialista que perdió el alma roja
La frase del twitter resultaba toda una provocación, todo un disparate, especialmente porque la firmaba alguien que había sido ministra de José Luis Rodríguez Zapatero y se difundía en plena tragedia de desahucios de viviendas. “El que tenga deudas, que las pague. Que no se hubiera endeudado.” Eso fue lo que escribió María Antonia Trujillo para escándalo de propios y extraños. Entre los propios, el de la actual dirigente del PSOE Elena Valenciano, quien le replicó de inmediato así: “Fuiste ministra de Vivienda. ¿Dónde has dejado tu alma socialista?” No era la primera vez que ambas se enfrentaban a través de las redes sociales. También lo hicieron cuando Trujillo instóa dimitir a Olvido Hormigos, concejal socialista del pueblo toledano de Los Yébenes, por el famoso vídeo erótico, al considerar que quien no sabe administrar su vida privada no puede administrar la pública.

Trujillo se ha esforzado en formular argumentos tales como: “Cuando alguien dice ‘pierdo mi casa’, no, la casa es solo tuya cuando la has pagado. Mientras tanto, eres copropietaria de la casa con el banco.”  A ver si lo hemos entendido bien. Cuando alguien que tiene una hipoteca en el Santander invite a un amigo habrá de decirle: “¿Quieres venir esta noche a cenar a mi casa y a la de Botín?”

Y pensar que Trujillo, hija de un antiguo líder ugetista de la comarca extremeña del Zújar,se definió en 2004 como “una niña genéticamente roja…”

        

Bauzá, azote del catalán… y del castellano
Si en algo destaca el presidente autonómico balear, José Ramón Bauzá, es por su inquina a todo lo que huela a catalán. No contento del todo con su nombre de pila nada catalán, castellanizó también su apellido sustituyendo el acento grave catalán de Bauzà por el agudo del castellano Bauzá. Y no contento tampoco con la marginación a la que está sometiendo a la lengua de Ramon Llull, consiguióel mes pasado que su Gobierno, con mayoría absoluta del PP, borrase la realidad lingüística en los papeles oficiales. Si el Estatut de autonomía habla de “la lengua catalana, propia de las islas,” en cambio, enuna resolución del conseller de Educación, Rafael Bosch, se ha conseguido omitir el catalán y hablar de “la lengua cooficial distinta del castellano.”

 Si quien pierde los orígenes pierde su identidad, Bauzá lo tiene crudo. El caso es que tampoco parece esforzarse demasiado con el castellano, a juzgar por la pobreza de vocabulario que ha exhibido en ocasiones. Véase este ejemplo: “Sabemos qué es lo que hay que hacer y lo vamos a hacer, y por eso seguiremos haciendo aquello que nos toca hacer, a pesar de que alguno no se crea que vamos a hacer lo que hemos dicho que íbamos a hacer.” Urge un homenaje al verbo hacer en Baleares.

El juez, el tío, el sobrino, el padre y la madre
Si ocho de los miembros del Tribunal Constitucional han avalado recientemente las bodas gays y han considerado que la institución matrimonial ha de adaptarse a los nuevos tiempos, otros tres se han opuesto y han redactado un voto particular. De entre estos, la opinión más pintoresca ha sido la del vicepresidente Ramón Rodríguez Arribas. Partiendo de cómo define la sentencia el matrimonio (“una comunidad de afecto que genera un vínculo o sociedad de ayuda mutua entre dos personas que […] deciden voluntariamente unirse en un proyecto de vida familiar común”), el magistrado conservador deduce que, al eludir mencionar el sexo, puede interpretarse que el matrimonio “podría constituirse entre un tío y un sobrino.” Y nosotros con estos pelos.

Pero hay más. Cuando Rodríguez Arribas aborda el tema de la adopción por parte de una pareja de homosexuales, se pone en el lugar del niño y concluye: “No resulta indiferente que en lugar de tener un padre y una madre o únicamente un padre y solo una madre […] se encuentre que tiene dos padres y ninguna madre o dos madres y ningún padre o que se haya de convertir una mujer en padre o un hombre en madre.” No hemos podido evitar pensar en Groucho Marx y aquello de la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte y la primera parte de la segunda parte contratante será la segunda parte de la primera parte.

 

 

        

 

Un pensament a “Cuando las porras rebotan en las mochilas”

  1. 1- Lo del Mosso (mochilas mágicas aparte) no hay de dónde cogerlo porque una de dos: o se dio cuenta de que el niño era un niño y aun así le atizó, luego es un CRIMINAL. O le atizó sin darse cuenta de que era un niño, luego es un INUTIL.
    2- Lo del sr. Puig por desgracia, no tiene solución, por lo menos hasta que en Catalunya haya otras elecciones y el electorado le eche, a él y a CiU. Pero claro, para eso que da mucho, ¿verdad?
    3- Maria Antonia Trujillo no ha perdido su alma socialista. Es que está haciendo oposiciones para ingresar de tertuliana en Intereconomía. Al tiempo.

Els comentaris estan tancats.