Como siempre, víctimas ensalzadas y víctimas olvidadas

n105p13
Cardenal Vidal i Barraquer

Carlos Jiménez Villarejo
ex Fiscal Anticorrupción

Hablamos de la Guerra Civil. Con motivo de los fastos que se preparan en Tarragona del día 11 al 13 de Octubre. El objeto es reproducir, con algunos actos complementarios, la celebración en el Vaticano de la beatificación de los 522 sacerdotes y religiosos asesinados en toda España durante los primeros meses de la sublevación militar dirigida por el general Franco. Son calificados como “Mártires del siglo XX en España” y “Firmes y valientes testigos de la Fe”. Es evidente que merecen nuestro respeto y el  absoluto rechazo de la violencia que provocó sus muertes. Es un acto que resulta ofensivo a la memoria del Cardenal de esa ciudad, Vidal i Barraquer, fallecido en el exilio y calificado con razón como “el cardenal de la paz”.
La Iglesia Católica continúa en su línea de encumbrar a sus víctimas. Ya ha celebrado, desde 1987, 14 ceremonias de beatificación respecto de 1.001 sacerdotes muertos violentamente en dicha contienda. Hoy nadie duda de que ello fue una realidad acreditada. Así consta, entre otras fuentes, en la obra de Anthony Beevor (1).

Pero también es cierto que, con independencia de las personales convicciones de las víctimas ahora honradas, es evidente el papel que desempeñó la Jerarquía católica ya desde antes del golpe militar y, particularmente, después. Beevor se refería al poderoso papel político que desde hacía siglos había jugado la Iglesia de España, corazón de las fuerzas mas conservadoras del país y baluarte de lo que la derecha definía como “civilización española”. Bastan dos referencias. La Carta pastoral de los Obispos de Pamplona y Vitoria, de 6 de agosto de 1936, llamando a los fieles a apoyar el “alzamiento” y, sobre todo, la Carta del Obispo Plá y Deniel de 30 de septiembre del mismo año, en la que se justificaba el “alzamiento de la nación en armas” “para restablecer el orden” y se le calificaba de “cruzada”. Los ejemplos de la estrecha alianza de la Jerarquía y gran parte de los sacerdotes con los rebeldes son innumerables (2).

La República, a tenor de lo dispuesto en la Constitución de 1931, aprobó, entre otras normas, la Ley del Divorcio y la Ley de Confesiones y Congregaciones Religiosas. El planteamiento expresado por dichas disposiciones fue objeto de una ofensiva total por los sublevados desde el inicio del golpe, constituyendo uno de los fundamentos de su pretendida legitimidad. Las normas dictadas para el desmantelamiento del Estado aconfesional fueron varias, pero algunas de ellas merecen ser consideradas ya que expresan meridianamente la plena coclusión de la Jerarquía católica con los golpistas y el apoyo indiscriminado de aquella a la represión fascista durante la guerra civil y a partir del 1 de abril de 1939.

Ya implantada la Dictadura, la Ley de 9 de noviembre de 1939 deroga la de 6 de abril de 1934 y restablece el Presupuesto del Clero con un preámbulo digno de mención: “El Estado Español, consciente de que su unidad y grandeza se asientan en los sillares de la Fe Católica, inspiradora suprema de sus imperiales empresas y deseoso de mostrar una vez más y de una manera práctica su filial adhesión a la Iglesia”,  decide restablecer dicho Presupuesto “al abnegado clero español, cooperador eficacísimo de nuestra victoriosa Cruzada”, reconocimiento formal y expreso del apoyo prestado por la jerarquía católica que, naturalmente, alcanzó al conjunto de la política represiva. Luego, a los Párrocos se les confía legalmente una activa participación en la represión,  al concederles  intervención en la aplicación de la Ley de Responsabilidades Políticas.

Posteriormente, el Gobierno de Franco y la Santa Sede celebran el Convenio de 7 de junio de 1941, sobre el ejercicio del privilegio de presentación para el nombramiento de obispos, acordándose la vigencia parcial del Concordato de 1851 que en su Art. 1 decía  lo siguiente: “La Religión Católica, Apostólica, Romana que con exclusión de cualquiera otro culto continúa siendo la única de la Nación Española, se conservará siempre en los dominios…”, expresión suprema de la definitiva implantación del nacionalcatolicismo en España.

1936 - MANEL  CARRA
Manuel Carrasco i Formiguera.

Mientras la Conferencia Episcopal prepara este fasto, el Gobierno de Catalunya, envuelto de tal manera en su bandera que parece haberse vuelto ciego ante los derechos de los ciudadanos, ha disuelto las instituciones del Memorial Democràtic y ha olvidado a las víctimas de la dictadura, incluido al que fue su dirigente histórico, fusilado por el dictador, Carrasco i Formiguera. Pero, sobre todo, el Gobierno de España ha enterrado la Ley de la Memoria Histórica, norma jurídica vigente, con gravísimas consecuencias. Esencialmente, que las víctimas de la dictadura, salvo ciertas reparaciones económicas, han quedado en el desamparo  más absoluto. Frente a la celebración eclesiástica que comentamos, que expresa una voluntad de recuperación de “su” memoria, el Gobierno de España y, ahora, el de Catalunya, con la colaboración de los jueces y fiscales, están aplicando una deliberada política del olvido de los Crímenes contra la Humanidad de la dictadura, lo que significa un rotundo no a los derechos humanos, reconocidos internacionalmente, a la verdad, a la justicia y a la reparación. Es especialmente hiriente la ofensa y el menosprecio que ello representa, y por ello los citamos, para las víctimas mortales y sus familiares de la represión franquista que, de acuerdo con un reciente estudio global del historiador Francisco Espinosa Maestre, fueron 130.199. Y, además, para los familiares de los 114.266 desaparecidos (3) que permanecen en mas de 1.000 fosas comunes aún por investigar.

Una vez mas, la dictadura se hace presente ante unas instituciones democráticas, incluidas las catalanas, complacientes con el franquismo y el totalitarismo.

———————–

(1) La Guerra civil española. Editorial Crítica.2005. Pág. 119.

(2) La crisis de Estado: Dictadura, República, Guerra. Editorial Labor. 1981. Cap. VIII.  “La cuestión eclesiástica”. Págs. 384-385.

(3) Según el Auto de 16 de octubre de 2.008 del Juzgado Central nº 5 del Sumario 53/2008.

 

 

 

4 pensaments a “Como siempre, víctimas ensalzadas y víctimas olvidadas”

  1. Contra la desmemòria

    Sóc fill d’un repressaliat per la dictadura franquista, la qual li va ensorrar una vida que ja tenia més o menys encaminada, aleshores amb tres fills -jo encara no havia nascut-. El meu pare, quan les circumstàncies li van permetre i, molt abans, clandestinament, anava sempre a la recerca de la veritat, del per què d’aquell desgavell, regirant per les llibreries de vell i al Mercat de Sant Antoni. Volia una resposta al caínisme ancestral d’aquest país. Per què no es podia viure en pau d’una punyetera vegada? En la última drecera de la seva trajectòria vital, la va trobar en el llibre de Juan Simeon Vidarte, polític socialista exiliat a Mèxic. Sempre me’l recomanava i de tant donar-li un repàs rera un altre, l’exemplar resta molt rebregat. EL títol és molt significatiu: Todos fuimos culpables. I així ho va deixar escrit en les seves memòries que em va confiar, per perdonar a uns i altres, però mai oblidar. Perquè la des-memòria és el pitjor que ens pot passar.

  2. L´única cosa que es pot dir malauradament a això són un parell de coses. La primera que és impossible tractar amb uns sectors que per començar no entenen les relacions socials per mitjà d´explicacions econòmiques o culturals. La segona és la percepció que tenen els eclesiàstics i molts catòlics sobre la seva presència al món: no oblidem que des de la Revolució francesa a l´Església se li diu que els seus dies estan comptats que ja no és útil a ningú, sinó veieu què és l´actual Estat del Vaticà: una fortalesa/oracle. Això ha donat lloc a dues respostes: des de l´integrisme ferotge a un diàleg respectuós però sense oblidar que ells sempre tenen raó. Per tant que s´ha de fer davant el que passarà a Tarragona el proper octubre; simplement la indiferència: allà estarà des de els “kikos” fins l´ultim vell franquista amb la bandereta preconstitucional i què? Si mirem la quantitat de gent que va a l´Església cada diumenge, veurem aquesta mateixa indiferència és potser el millor càstig a la mateixa institució que temps enrera va ser promotora del nacionalcatolicisme. Si voleu criticar alguna cosa digueu que és un acte inneccessari i costós econòmicament per la ciutat de Tarragona i que no estem avui per gastar en actes sumptuosos.

  3. He de dir, amb gran satisfacció, que coincideixo plenament amb l’encertat i oportú escrit de l’amic Carlos Jiménez Villarejo.
    Està clar que cal reprobar l’assassinat del miler llarg de capellans i religiosos. Però és d’una miopía inaceptable fer-ho quan els governs d’Espanya i de Catalunya están silenciant els instruments de restitució de la memoria sobre els 150.000 assassinats per part del franquisme als diversos territoris d’Espanya, molts dels quals sense que encara no s’hagi pogut identificar els seus cadavers.
    El paper políticament reaccionari i represor jugat per l’Esglèsia, no pot ser mai justificació d’aquells assassinats. Però cal denunciar la injusticia que suposa la desactivació de la llei de memoria histórica. La miopía sectària de la Conferencia Episcopal Espanyola, va de bracet amb la greu insensibilitat dels Governs de Convergencia i del PP. Ho dic des d’una ciutat a la que van arribar milers d’espanyols atemorits per la repressió franquista, molts dels quals compten entre els seus familiars persones assassinades per les seves idees, el parador de les quals encara ignoren.

  4. Quan ja ningú se’n recorda (o no vol recordar-se’n), aquest article és tota una reivindicació i, potser, per a alguns, una revelació.
    I és cert que es va matar molta gent de missa en una de les pàgines negres de la història de Catalunya, com també ho és que durant segles, i em quedo curt, l’església havia estat sempre al costat dels explotadors i/o opressors i fins havia, durant segles, aplicat la repressió per ella mateixa, i no parlo tan sols de la Inquisició.
    I mentrestant, efectivament, CiU tanca el Memorial. Vergonyós.
    Molt bé pel senyor Villarejo.
    Salut.

Els comentaris estan tancats.