Churro, mediamanga, mangotero

Vuelvo sobre Žižek y su ensayo Problemas en el paraíso con un spoiler: finalmente reivindica el ‘bien común’ –como los seguidores de Ada Colau– y el comunismo. Bien, esto último se lo hace decir al escritor y exguerrillero Álvaro García Linera: «nuestro horizonte ha de seguir siendo comunista: un horizonte no en el sentido de ideal inaccesible, sino como espacio de ideas dentro del cual nos movemos».

El ‘malttukbakgi’ del Museo de los Niños de Seúl

Slavoj Žižek (filósofo, sociólogo, psicoanalista y teórico cultural) llega a esa conclusión después de analizar los tumores del capitalismo actual, al que describe y piscoanaliza valiéndose de una metáfora construida con la estatua de la foto, situada en el Museo de los Niños de Seúl. En coreano, ese juego que practican se llama malttukbakgi.  Aquí, cavall fort o ‘Churro mediamanga mangotero’. Para jugar se necesitan dos equipos. El equipo A coloca un jugador de pie contra la pared y el resto de jugadores forman agachados poniendo la cabeza en el culo/entrepierna del otro formando un ‘caballo’. Los jugadores del equipo B saltan uno a uno y con toda la fuerza sobre el ‘caballo’ A. «Cuando un miembro de cualquier equipo cae al suelo, ese equipo pierde».

Niños jugando al Churro en un cuadro de Bruegel

«¿No es esa estatua –se pregunta Žižek– una metáfora de la gente corriente, de la situación en que nos encontramos en el capitalismo global actual? Nuestra visión se ve constreñida a lo que nos dejan ver con la cabeza metida en el culo de un tipo que está delante de nosotros, y nuestra idea de quién es nuestro Amo [en el sentido del amo-esclavo de Lacan] es el que está enfrente, cuyo pene y/o pelotas parece estar chupando el primero que está agachado; pero el Amo real, invisible para nosotros, es el que salta libremente sobre nuestra espalda, el moviminto autónomo del Capital».

 

Un pensament a “Churro, mediamanga, mangotero”

  1. M’acabes de proporcionar un dels millors moments dels últims dies, amb la teva cita del Zizek i el Cavall Fort, però sobretot amb la foto. He anat a Google, he posat churro, media manga, mangotero i m’h sortit un bé de Déu de fotos que encara levito. No m’hauria imaginat mai que n’existissin tantes (fins i tot alguna on juguen nois i noies junts!). La que has triat, però, és la més maca. Em pensava que el cavall fort era una cosa morta, de la que tothom s’havia oblidat, i entre tu i el Zizek m’heu fet tornar a la infància, als cop de cul sobre l’esquena i les xafades d’ous amb el cap del de davant quan em tocava fer de puntal. Suposo que moltes esquenes lesionades provenen d’aquell joc. N’hi havia un altre de més bèstia, al que amb més propietat podria aplicar-se encara la metàfora del Zizek: El verdugo, que jugàvem amb un ós d’animal que feia de dau i que atorgava al que tenia la sort que li tocava fer d’amo el dret de martiritzar-nos tant com vulgués.

    Gràcies, doncs, per portar records a l’actualitat traient-ne un missatge demolidor.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *