Arxiu de la categoria: Vivir para ver

Brexit y Europa

 

Escucho con interés al ex ministro griego de Finanzas, Y. Voroufakis. Las palabras delatan que Europa no sabe lo que es pero tiene aires de autodestrucción. El Brexit británico enseña que estamos ante un nuevo reto. No se explican las razones de los que no quieren pertenecer a la UE, tampoco las de los que quieren seguir. Nadie se explica bien. Se escucha más a los que enredan con el excéntrico e ineficaz alcalde de Londres, B. Johnson, a la cabeza. Me gusta, en cambio, la claridad escocesa y A. Salmond, en particular. Habla claro, son Europa y seguir en la UE. Los conservadores británicos son primero conservadores, después ingleses y después… depende. Las inéditas concesiones del aparato político de la UE al gobierno Cameron de nada servirán. El Brexit tiene menos que ver con su posición en Europa y más con la crisis de la identidad inglesa. A la postre mucho ruido para no escuchar nada. La retórica de la reivindicación oculta y enseña lo que no se ve.

_________

En la foto, el alcalde Johnson y Cameron

Esperar y mirar

Ánder Gurrutxaga
Catedrático de Sociología

Se sabe ya la fecha del pleno de investidura: 2 de Marzo. Lo que no queda tan claro es la agenda de los diferentes programas posibles y, sobre todo, los acuerdos de gobernabilidad.

El PP se retiró, diría que a tiempo, y hoy es un amasijo de nervios, atrapado entre la inercia del silencio y el abatimiento que promueve Rajoy y la movilidad descendente que genera el gesto de Esperanza Aguirre.

El PSOE va y viene, pero no se sabe bien si los avances son logros o si la acción es por no estar parado. Iglesias y Podemos, por si acaso, han presentado un programa de gobierno –dicen que para negociar– que puede ser, también, un programa electoral. Su contenido vale para una cosa y para la otra. Eso se llama economía de esfuerzo.

Ciudadanos, afable, educado y en medio de casi todas las disquisiciones, ha conseguido estar a disposición de los demás. Los partidos con menos escaños, a la espera. El PNV espera y dice: ya veremos. ERC mira y casi no dice nada. Democracia y Libertad no habla, al menos de momento. Compromis dice que sí, pero vamos a ver, las Mareas están enredadas…. En fin, la obra se sigue representando. No está aún escrito el final.

Formar Gobierno o preparar elecciones

Ánder Gurrutxaga
Catedrático de Sociología

Curiosa paradoja. El PP quiere y no puede. Lo impiden la corrupción, el abatimiento de los líderes, el desgaste de su programa y la falta de costumbre. Si el contexto no cambia, las esperanzas se trasladan, ¿hacia donde?, nuevas elecciones. El PSOE lo tiene difícil. Los “barones” elevan la apuesta. Dicen, o piensan, con el PP no hay arreglo, Ciudadanos no se deja, Podemos es una aventura peligrosa, ¿los nacionalistas?, un peligro. Temores, pocas convicciones. Con noventa diputados, todo es difícil ¿Saben Sánchez y el PSOE qué hacer? Es una incógnita. No depende sólo de las propias capacidades, de los que no quieren, las condiciones imposibles, las de los que neutralizan, prohíben o amenazan. La paradoja camina hacia la aporía. Nadie, dicen, quiere nuevas elecciones, pero el horizonte “no querido” quizá es el único posible ¿Qué arreglarán? Es otra cuestión. Atentos.


Pensar y decir

Ánder Gurrutxaga
Catedrático de Sociología

Leo en prensa las declaraciones de Aznar y la entrevista a Felipe González. Dos ilustres expresidentes que no elevan el tono bajista de la contienda política. En el primer caso, el lenguaje frontal, directo, señala con dedo acusador. Lo que ocurre es que a Aznar no le quedan ya dedos, los perdió señalando y recriminando. Esperaba que dijese algo del enésimo primero –no será el último– acto de corrupción del PP, otra vez en Valencia. No. Mejor mirar y señalar culpables –su especialidad– en otros lugares. El líder socialista se sumerge en una entrevista meandro, larga, cautelosa, plagada de prohibiciones, dichos sin decir, indicaciones sin concretar. La hermenéutica, otra vez, en alza. Pero eso es lo que el socialismo español ni espera ni necesita. Pero, a estas altura, lo fundamental es proteger “el buen nombre”. Recuerdo a Wittgenstein: “todo aquello que puede ser dicho, puede decirse con claridad; y de lo que no se puede hablar, lo mejor es callarse”.

Clases medias y nuevos ricos

Ánder Gurrutxaga
Catedrático de Sociología

Las viejas fortunas saben que disfrutan con lo que tienen cuando se quedan sin ellas. En política, la fortuna es el poder y en democracia lo ofrecen los votos. Rajoy dejó de ser rico –mayoría absoluta– para ser clase media. Sánchez heredó los ahorros de sus mayores, perdió parte de lo recibido  –descenso electoral– y ahora es clase media baja. Rivera tenía poco y ahora casi es rico –una fortuna para sus aspiraciones–. Continua la lectura de Clases medias y nuevos ricos