Arxiu de la categoria: Ellas y ellos

Una sección de José Martí Gómez

Supervivientes

Auschwitz, Matthausen, Treblinka…Campos de exterminio en la Europa de los años 40. Hable con muchos supervivientes de esos campos. Te impresionaba como te contaban las historias del humo saliendo de los crematorios, las muertes por agotamiento, los mensajes de despedida en las paredes de los barracones… Pero te impresionaba más que te dijesen como recordaban con precisión lo que vivieron entonces y te explicasen  sus dificultades para recordar lo que habían hecho la víspera de hablar contigo. Sobrevivían solamente para recordar el horror.

Foto de portada: Pilar Aymerich 

Grecia

Entre las veladas amenazas y el tono paternalista, la Europa clásica advierte a los griegos de que se han equivocado al votar. La mirada sobre los países pobres suele ser así. Hace años entrevisté en Londres al duque de Gloucester, primo de la reina y presidente de la fundación del Museo Británico. Hombre culto, educado. Al hablar de los frisos del Partenón le salió el discurso de la Europa prepotente: mejor que los tengamos nosotros que los griegos; aquí los admiran millones de personas y en Atenas no les vería nadie… Su conclusión: no pensaban devolverlos.

Foto de portada: Caballería del friso de El Partenón que se exhiben en el Museo Británico

Máximo Cajal

Fue un buen embajador en varios países al que le tocó la mala suerte de sufrir el asalto y masacre a la embajada española en Guatemala, en la que se habían refugiado unos campesinos. Desde aquel día, fue un hombre triste que parecía cansado de vivir. De lo que no se cansó es de ofrecernos el perfil del José María Aznar petulante y mal educado. Ahora, 35 años después, la justicia de Guatemala ha condenado al policía que dirigió la masacre. Demasiado tarde, diría Máximo Cajal con su voz que era apenas un susurro. Murió hace unos meses.

González Casanova

En junio del 99 almorcé con González Casanova. Hablamos de música y feminismo, de Kafka y las vanguardias. Me explicó que ya empezaba a estar ordenado el material para sus memorias. 150 cajas llenas de papeles, memoria de la generación del FOC y los movimientos universitarios. La voz de la gente que creyó en el modelo yugoslavo y el diálogo cristiano-marxista. Una generación que creció con los recuerdos de la guerra y en los 50 soñó con un desembarco castrista en Almería. Ha ganado el premio Gaziel con Memorias de un socialista indignado. En su familia hay más indignados con el socialismo. Su hija, por ejemplo: Itziar González, a la que el PSC abandonó a su suerte, como puta por rastrojo, en Ciutat Vella.

Libertad de expresión

El teólogo Tamayo debía presentar su libro sobre Ellacuría en la iglesia de Sant Medir, parroquia con un legendario pasado de acoger todo tipo de actos vetados en otros lugares públicos. El cardenal Sistachs prohibió que se presentase el libro. El cardenal, como recuerda con ironía el buen cura Hernández, ex alcalde de Santa Coloma de Gramenet, es de su misma promoción “y ahí llegó él y aquí estoy yo”. Lo tiene crudo el Papa con este heredado colegio cardenalicio. Libertad de expresión ¿Qué…?

Hipocresía internacional

Los líderes políticos avanzaron cogidos del brazo en la manifestación contra el terrorismo yihjadista. Hay que preguntarse si han avanzado también cogidos del brazo en la lucha contra el terror o han prevalecido intereses ocultos que han impedido actuar contra los regímenes de países autocráticos, semillero ideológico y financiero de ese terrorismo. Dolores Delgado y Baltasar Garzón se preguntaban en un artículo conjunto en El País porque esos líderes no apoyaron a los sectores democráticos de las primaveras árabes. Hay mucha hipocresía en la política internacional.