Arxiu de la categoria: Ellas y ellos

Una sección de José Martí Gómez

Justicia igual para todos

¿Quién es el último imbécil que ha dicho que en este país la justicia es igual para todos? Debería ser lapidado lanzándole los folios de la última y sorprendente resolución del caso Noos. No entro a considerar si se ajusta a Derecho. Es posible que sí. Lo que afirmo, apoyado por el 90% de la opinion pública, es que hay algo que chirría. Que siga teniendo escolta el delicnuente Urdangarin, y que esa escolta supongo la paguemos todos, es una de las cosas que chirría.

El escritor Joan Perucho era juez. Decidió jubilarse tras un juicio que le dejó secuelas.

–Su nombre, por favor –le preguntó al acusado.

–No me da la gana decirselo –respondió este.

Perucho, siempre educado, trató de convencer al acusado de que debía dar su nombre porque en caso de no darlo tendría que amonestarlo, a lo que el acusado le respondió que podía hacer lo que le diese la gana, que a él, plim.

Perucho le dijo, y cito de memoria:

–Si sigue comportándose así tendré que expulsarle de la sala.

–Anda y vete a tomar por culo –vino a ser la respuesta.

Si ahora existiese la COPEL, aquella organización de presos que se sublevó al llegar la democracia, tendría buenos motivos para armar jarana en las salas de justicia, emulando al contestatario delincuente que se descaró con el educado Perucho.

Los robagallinas que cumplen condenas son buena gente. Lo demuestra que las cárceles están tranquilas aunque no entren ni Urdangarín ni su socio, delincuentes de cuello blanco.

T.T.T.

Se cumplen cincuenta años de la publicación (censurada) de Tres tristes Tigres, la gran novela del cubano Guillermo Cabrera Infante al que le agradeceré siempre el placer que sentí al leerla y que me diese permiso para decir simplemente T.T.T. visto el trabalenguas en el que me metí al pronunciar el título.

En mis años londinenses conversé varias veces con Cabrera Infante. Vivía  en una de las veintiún Gloucester Road que existen en Londres. Él sostenía que los ingleses son tan diabólicos que ponen  el mismo nombre a multitud de calles para desorientar al ciudadano novato.

Vivía en una planta baja. El sofá, junto a la ventana. En la pared lateral una estantería repleta de libros y frente al sofá una mesa escritorio, un supletorio con teléfono, máquina de escribir y una butaca en la que Cabrera Infante se pasaba el día escribiendo, traduciendo y recibiendo llamadas y visitas. El salón era rectangular, con una pequeña separación al fondo ocultando el comedor y la cocina estilo inglés.

El exilio le pasó factura al autor de T.T.T.  en forma de depresiones. Para medicar una de esas depresiones fue sometido en una ocasión a una cura de sueño. Al despertar, me contó, creyó haber enloquecido porque oía rugido de leones. Su esposa le tranquilizó. La habitación estaba justo encima del pabellón de felinos del zoo.

Fue un hombre que hizo de la memoria, el cine y los sueños la razón de su vida. Las noches londinenses de Cabrera infante eran noches de cine a partir de los miles de videos almacenados en armarios empotrados. Noches de mujeres rubias, de actores que fuman, de vidas soñadas para arrumbar la dureza  de la nostalgia  por La Habana difunta que, según me dijo, descubrió un día, siendo niño, subiendo unas escaleras de mármol.

Era conciente de que aquella Habana solo estaba en sus sueños. Quizás pro eso  escribió La Habana para un infante difunto.

Anton Costas

Por José Martí Gómez

Alto, de porte elegante pese a un cierto aire desgarbado, con notable pero controlado sentido del humor y la austeridad y amante de las orquideas, Antón Costas, ex presidente del Cercle d’Economia y catedrático de Política Económica en la Universidad de Barcelona ha escrito La nueva piel del capitalismo, junto a su colega Xosé Carlos Arias (lo edita Galaxia Gutemberg).

“Un intento de analizar las mutaciones en las tres últimas décadas del capitalismo”. Esa sería la síntesis del libro, segun las palabras del propio Costas en la presentación en la sede del Cercle. Cuatrocientas páginas densas que llevan a la conclusión de lo necesario y urgente que es “moralizar al captalismo porque la alternativa es la barbarie”.

Cómo se ha llegado a este punto de un capitalismo rapaz tras haber sido un factor de equilibrio en el mundo surgido de la posguerra, es largo de explicar. Como también es complejo explicar cómo fue posible y porqué acabó la luna de miel entre el capitalsimo y la socialdemocracia, un pacto que permitió la puesta en marcha del estado del bienestar hoy en crisis.

Sostiene Costas que no estamos ante una evolución del mercado sino ante una patología de un capitalismo sin ética y sin moral que provoca un estado de malestar, de fragmentación e incertidumbre ante el inmediato futuro. La incertidumbre, el vacío político, se vive con intensidad en Europa, donde el déficit de legitimidad democrática en las instituciones europeas ha llevado a que hayamos pasado del entusiasmo europeista a un miedo que paraliza nuestras instituciones supranacionales.

Entre desigualdad y pobreza ¿cabe preguntarse qué debe preocuparnos más? Costas cree que no debemos formularnos esa pregunta. Lo ugente es que nos preocumemos de las dos porque un 40% de la población ya ocupa la parte baja de la distribución de la renta y la riqueza.

Escriben Costas y Arias:

“La dimensión elefantiásica de las finanzas, el cáracter hiperfinanciero del nuevo capitalismo y su evolución en gran parte fuera de posibilidad de control efectivo, han estado en el centro de los problemas econòmicos contemporáneos. Mientras no se devuelva a los mercados financieros su condición instrumental a escala humana, mientras no queden embridados por unos estrictos controles, continuarán siendo un obstáculo para una recuperación de la economía internacional que sea genuina y sostenible”.

Lamentable

Por José Martí Gómez

Cuando pusimos en marcha este blog, nacido a partir de los almuerzos que una vez a la semana reunía a un grupo de amigos y que con el tiempo se amplió a un amplio espectro de gentes que nos quieren, y a las que queremos, nunca pensamos –salvo el abogado Mateo Seguí– que ponerle como cabecera  La Lamentable resultaría tan acertado. Esa cabecera que lucimos, de diseño bellísimo por su simplicidad, es un regalo que nos hizo Alberto Corazón acompañado de un mensaje en el que nos decía que vista la cabecera que nosotros  pusimos  recortando letras de un diario “hace honor al blog: lamentable”.

Lamentable que el Partido Popular se disculpe con tantos años de retraso por la corrupción que ha anidado en sus filas, corrupción practicada por gente con cargos de responsabilidad en el partido.

Lamentable que el señor diputado Homs se queje de que el fiscal no le haya querido interrogar en el juicio por el 9-N cuando los tres procesados, compañeros de partido, se negaron a contestar al fiscal cuando este quiso interrogarles.

Lamentable la guerra interna, por ambiciones personales, entre las dos personalidades con más carisma de Podemos. Se veía venir. Busquen en nuestro archivo el artículo que Paco Bobillo escribió cuando Podemos era el partido emergente.

Lamentable el desierto ideológico en el que se ha perdido el PSOE con los tres militantes dispuestos a dirigirlo haciendo campañas que no dejan otro recuerdo que el banal bla, bla, bla.

Lamentable la paulatina crispación de la sociedad, que se lleva por delante el discurso del pensador Teodorov elogiando la moderación. Se crispa el diálogo político, se crispa el mundo del fútbol hasta el punto de agresiones a seguidores de equipos rivales, se pierde la moderación en amplios sectores de la sociedad.

Resumiendo: un panorama lamentable.

Estados Unidos y su presidente

El presidente de Estados Unidos decretó el veto de entrada en el país de ciudadanos de siete paises árabes. Un juez anuló esa orden. El ministerio de Justicia recurrió la orden de anulación. Un tribunal ha confirmado la decisión del juez.

La decisión de prohibir o de no prohibir queda ahora en manos del Tribunal Supremo. El rifirrafe presidencia-jueces demuestra lo acertado de la frase que he escuchado algunas veces en boca de gentes que saben de que va la politica norteamericana:

–El presidente de Estados Unidos manda mucho fuera y manda mucho menos dentro.

A Donald Trump alguien se lo debería recordar. Porque saberlo, debería saberlo.

Catalunya independiente

Por José Martí Gómez

Hace dos años, más o menos, el abogado Mateo Seguí y yo invitamos a almorzar a un veterano de los gobiernos de Jordi Pujol. Una persona que ocupó el cargo de conseller en varias legislaturas y solemos definir como “gente con peso político”.

El almuerzo fue muy agradable. Nuestro invitado es hombre con sentido del humor, una cultura muy sólida y un escepticismo que en ocasiones bordea la línea fronteriza con el cinismo. Como la conversación era of the record se explayó con plena libertad explicando interioridades tanto de CiU como de la política en general, temas que no vienen al caso porque la confidencialidad, tanto Mateo como yo, la seguimos respetando.

Pero sí se puede explicar, sin identificar a nuestro compañero de mesa, una frase que dijo con su expresividad proverbial.

Se preguntó:

–¿Qué haría yo, si fuese presidente del Gobierno de España, si el Gobierno catalán me dijese que quería la independencia?

Su respuesta:

–Le diría al Gobierno de Catalunya que de independencia ni hablar. Y eso que les diría yo les diría cualquier catalán que presidiese el Gobierno de España.

¿El motivo de esa negativa?

–La buena saluda económica de España depende en gran medida de Catalunya. Y eso cualquier catalán que presidiese el Gobierno en Madrid lo tendría en cuenta.

Con los postres nuestro invitado todavía se explayó más.

Rosa Novell

Por José Martí Gómez

Explicó que se vistió mona: un vestido de cóctel al estilo Monica Vitti en las películas de Antonioni y botas de caña alta. Era noche de estreno. Siguiendo los consejos de Eduardo Mendoza, su pareja, trató de calmar los nervios deteniendo el tiempo: fue a Boadas, se sentó en un taburete junto a la barra, pidió una copa y se preguntó qué hacía una persona sola bebiendo en un bar. Mirar las etiquetas de botellas colocados al otro lado de la barra y hablar con el camarero, fue su reflexión.

Dirigía en el Romea el estreno de Les dones savies, de Moliére y ello la hizo soñar en verso varias semanas. Inteligente, divertida y entrañable nos lo contó al dia siguiente del estreno, comiendo con amigos que hacemos La Lamentable. Explicó que un día, la cajera del supermercado en el que compraba siempre le explicó que su madre le decía “nena, es imposible que esa chica que sale en la tele compre en el super en el que tú trabajas”.

Era un dia de febrero de 1999 y la vida sonreía a Rosa Novell, actriz que creía que después de la gestación de una obra se corta el cordón umbilical y los actores adquieren vida propia en escena.

Murió en febrero del 2015. Hoy la recuerdo porque leo que su hermano Quico Novell ha donado al Institut del Teatre 36 cajas que son como la herencia teatral de una actriz enamorada de su profesión hasta el final de sus días y de una mujer de temperamento volcánico.

Trump y la tortura

Por José Martí Gómez

Debemos cuidar al torturador. Lo han pasado muy mal a lo largo de la historia. Han tenido muy mala imagen. Han contado con muy poco respaldo psicoterapéutico. Han estado faltos de apoyo legal. Necesitamos buenas cátedras universitarias en técnicas de interrogación avanzada. (Sinopsis de la conferencia que dio en el CCCB, en marzo del 2007, el profesor John Gray)

En profesor Gay ironizaba con sarcasmo sobre lo que Donald Trump ha hecho realidad años después: aceptar la práctica de la tortura para conseguir información. Dijo el profesor Gray, en forma profética, que cuando escribió que la tortura volvería a emplearse en la guerra de Irak pensó que “no solo se utilizaría  sino que también habría quien la defendería y abogaría por ella hasta el punto de que los mismísimos liberales la ampararían”.

El texto del profesor Gray sobre el tema es más extenso. Puede leerse  íntegramente en el libro que recoge la conferencia, editado por el CCCB, en el que Gray afirma que la práctica de la tortura que se ejerce desde hace unos años y ahora Donald Trump oficializa, es un retroceso de la civilización.