Arxiu de la categoria: Economia

Las tripas de la gran estafa

Sebastián Serrano
Periodista

Andreu Missé, uno de los periodistas más honrados y rigurosos que hay en activo, acaba de publicar un libro extraordinario, imprescindible para entender la crisis financiera en España: La gran estafa de las preferentes. La lectura de su casi medio millar de páginas produce (al menos a mí me ha producido) una doble y contradictoria sensación: repugnancia y alivio.

Continua la lectura de Las tripas de la gran estafa

El TTIP, una patente de corso para multinacionales

Xavier Caño
Miembro de ATTAC

Tratados bilaterales de presunto libre comercio pululan en diversas fases de negociaciones secretas. El peor para los europeos acaso sea el TTIP, que negocian escondidos EEUU y la Unión Europea. ¿Qué busca ese tratado? El objetivo oficial es eliminar barreras comerciales entre EEUU y la Unión Europea, suprimir aranceles y restricciones a la inversión y simplificar la compraventa de bienes y servicios entre ambos países. Pero en verdad el TTIP busca eliminar hasta la más diminuta sombra del menor impedimento para que las grandes empresas obtengan más y más beneficios. Si tal objetivo se hace realidad, los derechos de la gente serán papel mojado y la protección del medio ambiente brillará por su ausencia. Pues para el voraz capitalismo neoliberal derechos y protección del medio ambiente son obstáculos a abatir.

Continua la lectura de El TTIP, una patente de corso para multinacionales

Empreses incendiaries del clima?

Pep Puig i Boix
Doctor ingeniero industrial

Acabo de veure un anunci d’una gran multinacional petroliera espanyola que ha incorporat, en la seva marca comercial, la frase: “Inventem el futur”. En l’esmentat anunci es podia llegir: “. . . Solargas, una solució energètica que combina el recurs inesgotable del sol amb l’energia del gas . . .”. De seguida m’han vingut a la memòria altres anuncis semblants utilitzats en el passat per empreses que trafiquen amb gas fòssil.
Continua la lectura de Empreses incendiaries del clima?

ITF, un impuesto europeo urgente sobre la especulación financiera

Xavier Caño Tamayo
Miembro de ATTAC

En la Unión Europea se habla desde hace unos años de establecer un impuesto a las transacciones financieras (ITF). Una pequeña tasa sobre la compra y venta de acciones y bonos, y otra, aún más reducida, minúscula, sobre productos financieros derivados. Ese ITF sería un muy, muy mínimo porcentaje de la enorme magnitud de dinero con la que  el sector financiero especula sin cesar. Un sector que apenas paga impuestos, todo sea sea dicho, y cuya irresponsable codicia fue causa determinante del estallido de la crisis económica.

Continua la lectura de ITF, un impuesto europeo urgente sobre la especulación financiera

MonBayer, la debilidad del dinosaurio

Gustavo Duch
Coordinador de la revistaSoberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas

 

Si los tribunales de la competencia no lo echan para atrás, el próximo año asistiremos al estreno de una nueva supermultinacional, MonBayer, o como decidan llamar a la fusión, entre Bayer y Monsanto después de que la primera haya comprado a la segunda. Y bien, ¿qué puede suponer esto?

 

Una primera respuesta se sitúa en la lógica habitual de lo que puede representar una empresa tan poderosa como indestructible. Encontramos a quienes lo valoran como un paso natural en el devenir de nuestro modelo económico, afirmando que con empresas así, con su «tecnología infinita», con su «capacidad de llegar a cualquier lugar», con su «eficiencia», todo será inmejorable. MonBayer, con sus semillas mágicas y pesticidas infalibles, será el dios que acabará con el hambre en el mundo y un sueño será cada vez más cercano: pedir comida vía Google desde nuestro apple, que sea servida pocos segundos después por un dron de Amazon y ser felices comiendo perdices MonBayer.

También encontramos a quienes, como muchos de mis colegas, explican que la aparición de esta corporación puede suponer resultados bastante trágicos. Después de la fusión entre Dow AgroSciencies y Dupont, y la fusión entre Syngenta y la empresa paraestatal ChemChina el pasado febrero, la operación entre Monsanto y Bayer deja el sector agrícola-el que nos da de comer- en manos de solo tres imperios, todos ellos, por cierto, vinculados desde su nacimiento no con la alimentación o la sanidad, sino con el sector químico (que bien supo encontrar sinergias con la industria de la guerra).

En concreto, en el negocio de las semillas, entre los tres controlan el 60% de las convencionales y casi el 100% de las transgénicas, y aseguran más del 65% de toda la producción de pesticidas. Como dice la investigadora Silvia Ribeiro de ETC, «nos tiene que preocupar la fuerza de estos gigantes industriales para moldear a su favor acuerdos de comercio agrícola, subvenciones y programas rurales, leyes laborales, de semillas y patentes, normativas de uso del suelo, de uso de agroquímicos y hasta gastos públicos en infraestructuras, todo a favor de sus negocios». Es la pérdida total de la capacidad de decidir respecto a nuestra agricultura y alimentación. Solo las abejas y otros insectos polinizadores pueden estar más preocupados que las personas que defendemos este derecho.

dino

Dos monstruos

Pero, ¿hay algún resquicio que nos permita suponer que sumar dos monstruos en uno haga del nuevo Frankestéin algo tan enorme como frágil, patoso y débil? O, ¿puede ocurrir que estos tres dinosaurios, en su juego de tronos particular, peleen a muerte y el resultado final sea su total extinción?

Bien sabemos que el metabolismo de estas empresas funciona en base a un crecimiento continuo, entre otras cosas porque la devolución de los créditos con los que trabajan les obliga a ello. Hasta ahora buena parte del crecimiento lo han logrado ingiriendo a otras empresas, pero ese alimento se agota y ya se zamparon a las 7.000 pequeñas empresas de semillas que existían hace apenas 30 años. ¿Les queda canibalismo?

De la misma manera, se les acaba la facilidad de disponer a precio barato del ingrediente clave en todos los eslabones del negocio de la agricultura industrial: el petróleo. Pero también el producto por el que apuestan fuerte, los transgénicos, está encontrando techos que hacen que peligre el pago que la deuda de la nueva empresa va a tener que gestionar, unos 60.000 millones de euros. El glifosato, herbicida estrella que forma parte del paquete tecnológico de los cultivos transgénicos, está dejando de ser eficaz y ya se contabilizan 24 ‘malezas’ que lo resisten.

La apuesta transgénica

Tampoco le ha hecho ningún bien a sus ventas que haya sido declarado por la OMS como probable cancerígeno. Muchos de estos cultivos, por ejemplo el maíz en EEUU o Aragón, están dando productividades menores de lo esperado. Y desde luego la sociedad civil sigue marcando distancia con estos productos, de hecho la mayoría de países europeos no los autorizan. ¿Se juegan todo a la carta de que el TTIP permita nuevos cultivos transgénicos en Europa o a la entrada de estos desde EEUU?

En cualquier caso, como estamos hablando de lo más esencial, de la alimentación de todos, de la tierra que la permite, de la salud, de respetar el territorio y la cultura que nos acoge, requerimos de un esfuerzo colectivo y creativo para no esperar que los dinosaurios se arruinen en sus éxitos y sea con movilizaciones, boicots y el compromiso con la agricultura campesina, cercana y a pequeña escala, con lo que logremos que esta ocupe el espacio que le corresponde. Generar medios de vida que alimentan y cuidan el mundo.

El estado del malestar en el Estado del bienestar

Guillem López Casasnovas, doctor en Economia per la Universidad de York, catedrático de Economia en la Universitat Pompeu Fabra, y miembro del Consejo de Directores de la International Health Economics Association, acaba de publicar ‘El bienestar desigual’, que apela a la responsabilidad individual como elemento decisivo para encarar el futuro del sistema de protección público español, y tiene como objetivo marcar una hoja de ruta hacia un bienestar más compensado y una reforma de la política social que dé respuestas a los retos que se avecinan, con más equidad intergeneracional.

A continuación, por su interés,  reproducimos el prólogo.

Continua la lectura de El estado del malestar en el Estado del bienestar