Arxiu de la categoria: País Valencià

Camino hacia ninguna parte

e-Mail del País Valenciano
Ximo Puig
Secretario general del PSV

Rajoy y los dirigentes del PP valenciano

30-4-2012 (12:00)
El gobierno valenciano lleva mucho tiempo desnortado. Las andaduras de Camps en el fango y entre sus quiméricos despilfarros de grandeza fueron el prólogo del peor dislate de esta etapa que aparenta gestionar Fabra. De hecho, este es un país intervenido económica y políticamente. La pesada deuda que se eleva al 20 por ciento del PIB, la incapacidad para poder pagar a los acreedores y la ausencia de cualquier pulso político han determinado que ahora el Consell sólo se dedique a aplicar las medidas que desde la calle Génova o desde la Moncloa -que viene a ser lo mismo- se le ordenan. Continua la lectura de Camino hacia ninguna parte

El crack

e-Mail des del País Valencià
Ximo Puig

Quan fa dues setmanes Rajoy va descobrir la desviació de dos punts en el dèficit i tots -increïblement sorpresos- van mirar cap a les comunitats autònomes, massa ulls fins aleshores miops van fixar-se en el tsunami valencià. La transfusió d’urgència del govern central no era més que un mini-rescat per salvar un malalt dessagnant.

Una setmana més tard el deute valencià era declarat fem però el pitjor és l’olor intens, penetrant, infame que envaeix tot.

Hi ha un edifici de despatxos a l’avinguda Aragó que com tants d’altres havia crescut com l’escuma una matinada de marejol i aquests dies està buidant-se com si comencés una nova odissea. Baixen les caixes els darrers empleats que encara no han estat acomiadats per aquells que un dia posaven alcaldes amb canvis de ratlles en els plànols del tresor. Continua la lectura de El crack

Ha salido el sol en Valencia

eMail del País Valencià
Por Ximo Puig

Proyecto fallido de torres de Calatrava en Valencia

Amanece sobre la remozada línea del cielo de Valencia, uno de los primeros días de este otoño nacido para convencer a los agnósticos de la existencia del cambio climático. Entre la neblina surge el emporio arquitectónico diseñado por Calatrava como icono de aquellos tiempos de vino y rosas cuya resaca parece nos durará medio siglo.

El fin de semana volvió a ser noticia el edificio del Ágora, penúltima pirámide del conjunto faraónico, por un doble motivo. Primero, porque albergó un evento cuya celebración es ya relevante por la propia utilización del espacio que fue proyectado sin uso preestablecido y que, tras dos años inaugurado, no ha sido ocupado más de treinta días. Continua la lectura de Ha salido el sol en Valencia

Agonía y muerte de un funambulista

Por Ximo Puig

A las cinco de la tarde la Feria de Valencia improvisaba un cartel extraordinario. Hoy era el día de El Juli pero Camps se situó en el centro del ruedo cuando ya no le quedaban más burladeros donde esconderse.
Su recorrido estos años ha sido una de las singladuras más patéticas que jalonan un atlas político ya suficientemente vulcanizado. Mintió cuando fue pillado con las manos en la masa y la vergüenza la parapetó con la arrogancia.
Anduvo siempre confiado porque él -mejor que nadie- sabía que no era un asunto de cuatro trajes. Era el vermut de la Gürtel, un aperitivo de la gran operación dirigida desde Génova que financió al PP incluso en el propio congreso de confirmación que eligió a Rajoy.
Mariano sabía que no eran cuatro trajes. Todas las noches se encomendaba al ángel de la guarda para que Camps le diera un ataque de dignidad pero pasaron los días y tras la sonada de Riki, dejó en manos de la providencia el futuro del molt honorable imputado.

La ignominia se consolidó hoy cuando Trillo, el personaje más funestamente detestable que habita en la Corte y Villa, vino a ofrecer el trato. Podía continuar de presidente pero Rajoy no le quería en el banquillo. Mentir nunca fue el problema. Y pagar –ahora- tampoco.
Por lo demás, los ciudadanos podían pasear la perplejidad por la alameda pero siempre nos quedarán las banderas contra el oprobio, el victimismo, el malvado Rubalcaba. Ay, Dios!

Acaba un acto del sainete. Pero la fiesta en Valencia no acaba nunca, (Camps, dixit).

La fiesta valenciana

Carlos Fabra se va pero se queda

Por Ximo Puig

La noche de domingo electoral los efluvios de la alcaldesa no le lanzaron a la pista de baile con el Hakuna matata como en aquellos comicios cuando todo era azul y rosa. Ahora todo era más azul, si cabe, pero bastante menos rosa.

Aquellos tiempos de vino y rosas regados por la banda Gürtel han acabado en la penumbra de los juzgados y el festejo es grande pero no puede obviar el regusto del descrédito de aquellos que fueron los dioses del Parnaso de Mariano y hoy no son más apestados sólo por el reconocimiento debido a los servicios prestados. Continua la lectura de La fiesta valenciana