Carta abierta a la Conferencia Episcopal

El jesuita Martínez Camino

José Martí Gómez
Periodista

Apreciados hermanos en Cristo: escribo para recomendaros la lectura del ensayo de Wole Soyinka, Nobel de Literatura. En Clima de miedo, editado por Tusquest, escribe: “Sería más fácil enfrentarse al mundo si la religión no saliera del dominio de lo espiritual, pero el religioso es un orden incapaz de permanecer dentro de una zona privada que no se traduzca en poder y no en orientación sobre los demás”.

Es un texto que parece escrito pensando en vosotros, episcopado al que un amigo sacerdote me definió como “una jerarquía que da respuestas a preguntas que poca gente se hace”, mientras ve impotente cómo cierran seminarios por falta de vocaciones, decae la práctica religiosa, aumentan las bodas civiles y millones de católicos se desvinculan de un discurso episcopal, politizado más que pastoral.

Este episcopado, os lo digo con franqueza, no tiene mensaje evangélico. Es una Conferencia Episcopal forjada pieza a pieza por Juan Pablo II y, con escasas y honrosas excepciones, no tiene fisuras, comandada por un cardenal inteligente y maniobrero, Rouco, y un portavoz, Martínez Camino, jesuita con biografía de inadaptado en Comillas, no aceptado en la Gregoriana, fracasado como monje trapense y, harta de sus devaneos,  poco menos que repudiado por la propia Compañía de Jesús.

Como portavoz de la ortodoxia en lo divino y lo humano, Martínez Camino ha salido ahora, hablando en nombre de los obispos, para repudiar el deseo de una mayoría de ciudadanos y ciudadanas de Catalunya de decidir su propio destino. De la crisis y de los bancos y de que en plena fase de recortes a la Iglesia el Estado no le recorte nada no habéis opinado hasta ahora. Como diría Hermano Lobo, “el año que viene, uuuuuuh…”.

Os vais a quedar a solas con vuestro discurso que aspira a dominar todo lo secular, inmiscuyéndose donde no debe.

La paz del señor esté con vosotros, si es que podéis tener paz con los líos en los que os metéis.

 

Un pensament a “Carta abierta a la Conferencia Episcopal”

Els comentaris estan tancats.