Carmen Chacón y el PSC

Carmen Chacón y su marido, Miguel Barroso
Carmen Chacón y su marido, Miguel Barroso

Editorial

El PSC lleva una carrera imparable hacia la nada electoral. El desencuentro con Carme Chacón es el último guiño en el vodevil y lo es porque en el congreso socialista de Sevilla, celebrado ahora hace un año, el PSC votó masivamente, sin fisuras, por la apuesta Chacón frente a la candidatura de Rubalcaba. La Lamentable recuerda las palabras de los delegados del PSC en el congreso de Sevilla repitiendo sin ambages que Chacón era su apuesta de renovación del partido frente al continuismo de Rubalcaba. Sus rostros tras la derrota eran los de hombres y mujeres deambulando desolados por los salones del hotel.
Un año después, teledirigida por su esposo, uno de los mayores intrigantes del socialismo, la ex ministra de Defensa deja en la estacada a sus correligionarios del PSC y se alinea con las tesis del PSOE y de Rubalcaba frente a los diputados socialistas catalanes que después de ir dando tumbos ideológicos durante varios meses piden ahora el derecho a decidir.
La diputada Chacón, un producto de marketing, tiene legitimo derecho a votar lo que le pida su conciencia pero nosotros también tenemos el legitimo derecho a pensar que su decisión está movida por la ambición de ser secretaria general del PSOE y presidenta del Gobierno de España y que el acta de diputada por Barcelona siempre le importó un bledo. En eso, justo es reconocerlo, no está sola.

6 pensaments a “Carmen Chacón y el PSC”

  1. Yo no sé si Miguel Barroso es uno de los “mayores intrigantes del socialismo” (ni siquiera sé si es socialista, igual que su mujer…),ni si “teledirige a su esposa; pero tengo claro que es un plagiador: su novela “Amanecer con hormigas en la boca” fusiló el argumento, de nada menos que “El tercer hombre”, de Graham Greene. Con un par, el tío….

  2. ¿Qué partido político no es en algún grado producto de márketing? ¿Qué candidato no lo es? Chacón tenía y tiene por sí misma un valor y un reconocimiento en política desde mucho antes de su relación con el que es su marido. Hay un tufillo machista en su Editorial al aplicarle calificativo y afirmar que está teledirigida, periodismo fácil, burdo.

    Amalia

  3. El problema…los partidos.
    Se han convertido en maquinarias de ortodoxia política.
    Que abran, si se atreven, sus listas electorales.
    Cuando llegan, se convierten en gestores financieros y se olvidan del común.

  4. Sí, pero lo sorprendente de lo que pasó hoy no es lo que ha hecho la Chacón, sino lo que ha hecho el PSC.
    Lo que ha venido haciendo este partido desde Maragall, como muy bien decís en la primera frase, ha sido caminar hacia la nada. Lo de la abdicación del rey y lo de hoy son intentos desesperados para llamar la atención.
    Lo de Maragall fue el punto de inflexión en el PSC; se lo sacaron de en medio desde Madrid y los de aquí, en vez de apoyarlo, lo traicionaron. Lo que queda ahora en el PSC son unos residuos de políticos que ya no saben ni dónde caer muertos. Patético.

  5. Hace tiempo que mi admiración por Carme Chacón menguó más de lo que hubiera podido imaginar. Ahora ya no me queda más que añorar aquellos lejanos días en que la exministra de Zapatero podía acabar siendo la esperanza blanca o rubia o castaña del socialismo catalán y, por qué no, español. Pero ella ha preferido el PSOE al PSC. Por algo será.

  6. Su abuelo, Piqueras, más de una vez la llevaba a las asambleas de la CNT, que pocas cosas le quedaron, nunca mejor dicho, lamentablemente. Saludos. Mateo.

Els comentaris estan tancats.