Baltar, el cacique gallego que tocaba el trombón de varas

Gobernantes, políticos, banqueros, empresarios, militares, jueces, eclesiásticos, intelectuales y personajes influyentes de nuestro país caen a menudo en excesos dialécticos que podrían definirse como sandeces. Esta serie  pretende dejar constancia de algunas de ellas difundidas tanto en el presente como en el reciente pasado. 

Antología de sandeces políticas (9) 

Ángel Sánchez de la Fuente
Periodista

Ha estado casi media vida (más de 20 años) ejerciendo de cacique como presidente de la Diputación de Ourense y hasta ahora la fiscalía no había presentado una querella por prevaricación continuada después de investigar una denuncia socialista. Hablamos de José Luis Baltar, al que se le acusa de haber contratado a dedo al menos a 115 militantes o simpatizantes de su partido, el PP. En concreto, la mayoría de los enchufados tenían voto en el PP de Ourense en 2010, año en que fue elegido presidente provincial Baltar hijo. Cuando miembros de su propio partido denunciaron el juego sucio electoral, el ahora objeto de querella proclamó en público: “Actúo como padre. ¿Y qué puede hacer un padre?” En su día, cuando Baltar hijo entró a trabajar en la Diputación lo dejó muy claro: “Estoy aquí para lo que mande mi padre.” ¿Cabe mayor ejemplo de compenetración en una familia? ¿No es la familia el núcleo vital más importante para el PP?

Ni Mariano Rajoy ni Alberto Núñez Feijóo pudieron nunca con Baltar hasta que este no se retiró de la política. Le necesitaban para ganar elecciones, aunque sabían que hubo una época en que más del 80% de los concejales de la provincia de Ourense trabajaban o tenían familiares trabajando en la Diputación que presidía Baltar, quien él mismo se definía como “un cacique rancio del siglo XIX” y “un cacique bueno.” Que se sepa, lo único que José María Aznar no soportaba de Baltar es que desfilara con su charanga por las calles tocando el trombón de varas (instrumento parecido a la trompeta, que se alarga y acorta para diferenciar las voces musicales) aunque fuera para pedir el voto de sus conciudadanos al grito de “si no eres del PP, jódete.” En el frenesí de la campaña electoral gallega de 2005, se le fue la mano (o la boca) y llegó a pedirle a sus alcaldes: “Robad el voto a quien sea.” Se mereció la réplica del entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero: “Los votos se piden, se ganan y se merecen, pero no se roban.” El cacique del trombón respondió orgulloso: “Zapatero se dedicó el otro día a hablar de mí, un pequeño presidente de una pequeña Diputación de una pequeña provincia. ¡Qué importante soy, carallo!” Y es que Baltar en campaña es como un bicho en celo. Que se lo pregunten al líder del PsdeG, Pachi Vázquez, cuando en 2009 le espetó: “¿Por qué tiene Pachi esa obsesión conmigo? No soy mujer. Si lo fuera, entendería que me tuviera ganas, pero como soy un hombre, tengo que entender que es maricón.”

Si finalmente prospera la querella y Baltar, ya retirado, es inhabilitado, será más bien una condena simbólica de un destacado líder del denominado sector de la boina (ruralistas, populistas y galleguistas moderados), enfrentado, dentro del PP gallego, al sector del birrete (urbanitas con carreras importantes y españolistas convictos). Sin duda, sigue habiendo mucho chapapote dentro de la política de Galicia.

Los conseguidores Borbón y Hermida

TVE había anunciado una entrevista con el Rey y este apareció frente al periodista Jesús Hermida como si se tratase de una charla entre dos compañeros de generación. Casi habló más el que preguntaba que el que respondía, pero ambos se dieron un hartón de conjugar el verbo conseguir.“Nuestra generación ha trabajado mucho para conseguir lo que hemos conseguido,” proclamó Juan Carlos de Borbón, quien poco después subrayó “el éxito de haber conseguido todos juntos esta España moderna, democrática y solidaria.” Más adelante, precisó: “Aunque hemos conseguido bastantes cosas, todavía nos falta por conseguir una España más igualitaria y más justa.” El veterano entrevistador, que parecía un joven entusiasta, emocionado y sumiso, seguía inquiriendo sobre consecuciones y satisfacciones. El Monarca se mostró “satisfecho de haber conseguido unirnos, y todos juntos hacer el camino que hemos hecho.” Sin embargo, “no estamos del todo satisfechos; todavía hay que conseguir mucho más.” En el tramo final del rendido homenaje, Hermida remachó el clavo y el Rey mostró otra de sus satisfacciones: “Unidos se han conseguido la democracia y la Monarquía […] Los españoles en general están satisfechos de lo que hemos conseguido.”

No obstante, muchísimos españoles en particular están insatisfechos de que, en una televisión que pagamos entre todos, los dos colegas de generación no abordasen temas importantes como, por ejemplo, las cacerías y Urdangarín. Nos gustaría que el ilustre periodista que es Hermida convocase a sus compañeros de profesión para decirles: “Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir.”

Herodes sigue vivo y coleando

La vida te da sorpresas. Sorpresas te da la vida. Vale que el Papa se empeñe en que desaparezcan el buey y la mula del portal de Belén, pero que el rey Herodes siga sin morirse 20 siglos después… Lo ha difundido en esta fiestas el obispo de Córdoba (el mismo que tiempo atrás denunció que “la Unesco tiene programado para los próximos 20 años hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual”), quien, en una de sus cartas pastorales, acusaba al otrora rey de Judea de estar detrás del aborto. Esta es la revelación que nos ofrece monseñor Demetrio Fernández: “Herodes sigue vive y no solo mata a inocentes en el seno materno, sino que intenta mentalizar a nuestros niños, adolescentes y jóvenes con esta ideología, queriendo hacerles ver que hay otros tipos de familia.”

Estamos totalmente convencidos de que la asignatura Educación para la Ciudadanía omitía de modo consciente esta clase de enseñanzas tan edificantes. El ministro José Ignacio Wert no ha tenido más remedio que cargársela.

Mundo, demonio, carne y televisión

Cuando uno era un crío adoctrinado por el catecismo del jesuita padre Jerónimo Ripalda, se nos enseñaba que los enemigos del alma eran tres: “El primero, el mundo; el segundo, el demonio; y el tercero, la carne.” No entendíamos nada, pero nos lo aprendíamos de carretilla. Hoy la cosa es mucho más inteligible. Basta con escuchar lo que ha dicho recientemente en Madrid el fundador del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello, para saber dónde está el mal. Partiendo de la afirmación de que la sociedad “ha renegado de Dios,” el líder espiritual de los kikos entró en el terreno de las concreciones: “Divorcios, adulteraciones, fornicaciones, la televisión, las películas… ¿Cómo podemos vivir en una sociedad que está destruyendo el amor y la familia?”

Cuando la televisión pública (financiada por españoles católicos, protestantes, musulmanes, judíos, agnósticos, ateos y demás) retransmite cada domingo la Santa Misa, ¿también destruye la familia de religión católica? ¿Todas las películas en general arruinan el sentimiento del amor? ¿Por qué los Kiko, Rouco y compañía hablan tanto del divorcio y tan poco de injusticias, pobreza y miseria? ¿No desestabiliza más a la familia un desahucio que un fornicio? ¿Por qué no se les pide a los banqueros sin escrúpulos que dejen de engañar y de asfixiar a muchísimas familias españolas? Fijo: los actuales enemigos del alma son más de tres.

 

2 pensaments a “Baltar, el cacique gallego que tocaba el trombón de varas”

  1. Gracias, Canòlic, por su comentario. De todos modos, he de decirle que todas las sandeces que suelo recoger están contextualizadas en el tiempo, aunque pocas veces se cita la fuente. Al estar concebida la serie como una crónica de autor, resultaría extremadamente farragoso salpicarla de nombres de periódicos, revistas y otros medios de comunicación. En fin, reitero mi gratitud.

  2. Buf, cada “sandez” és més bona que l’anterior! El millor de tot, que ja és dir perquè es fa difícil triar, és l’últim paràgraf!!!

    Per cert, potser seria interessant saber d’un treu l’autor aquestes citacions, que són autèntiques perles. Si es posessin les fonts i les dates, crec que aportaria més informació al lector i contextualitzaria encara més les declaracions. Però només és un suggeriment…

    Enhorabona per donar-nos a conèixer (en alguns casos) i per recordarn-nos (en d’altres) els esperpents que hem d’aguantar tant si volem com si no!

Els comentaris estan tancats.