Aurelio Izquierdo, sombra de Olivas

Aurelio Izquierdo

E.mail del País Valenciano
Pep Planas

1/6/2012 (0:00) El penúltimo escándalo en Bancaja tiene nombre y apellidos. No se trata de los más conocidos como José Luis Olivas o Antonio Tirado. Este se llama Aurelio, se apellida Izquierdo Gómez, y si la indignación y la vergüenza no lo impiden se llevará casi 14 millones de euros por su adiós de la caja valenciana.
Nacido en Murcia hace 53 años, Aurelio Izquierdo Gómez labró su carrera profesional en Alicante donde empezó trabajando para la consultora Arthur Andersen. En 1988 entró en Bancaja donde una meteórica carrera le llevó a ocupar el área de contabilidad y más tarde la dirección financiera de la caja a principios de los 90. A sus ocupaciones sumó también las del control de la gestión, las empresas participadas y, temporalmente, el área de control de riesgos.
Con la llegada de José Luis Olivas, el presidente de la Generalitat Valenciana que sólo aceptó dejar el cargo a cambio de la presidencia de Bancaja para facilitar una tranquila transición de Eduardo Zaplana a Francisco Camps, la posición de Izquierdo en la entidad se elevó hasta alcanzar en 2007 el cargo de director general. El mismo cargo que llegó a ocupar en el Banco de Valencia. Pero esa es otra historia.
No le fue mal tras la integración con Caja Madrid, aunque sólo al principio. Olivas logró colocarlo en el cargo de director de negocio, pero la depuración de Rodrigo Rato a casi todos los cargos procedentes de la caja valenciana le dejó fuera de Bankia.
Siempre de la mano de Olivas (y por extensión del PP valenciano) en febrero de este año, Izquierdo fue nombrado director financiero de Bancaja.
Volvemos al Banco de Valencia, donde el dedo de Olivas designó a Izquierdo consejero delegado y más tarde, el 28 de octubre de 2011, y con la renuncia de Olivas a la presidencia pocos días antes de la intervención del Banco de España, pasó a ocupar la presidencia, además de mantenerse como consejero delegado. Pero la intervención del Banco de España acarreó su adiós y el del resto del consejo de administración.
Todos ellos están ahora imputados por su gestión al frente del Banco de Valencia. La primera actuación judicial la presentaron el grupo de los accionistas minoritarios con una querella que ha sido admitida a trámite por presunto delito societario, de falsedad contable y de administración desleal. Los actuales gestores del banco intervenido han anunciado una posible acción civil de responsabilidad social contra los ex responsables del Banco, Olivas e Izquierdo incluidos. No descartan tampoco acciones penales.
Según algunos medios digitales, Aurelio Izquierdo y Domingo Parra, exconsejero delegado del Banco de Valencia compartían el control de la sociedad Gestor Inversiones IZPA. En ella ganaron 9,28 millones de euros con sus negocios inmobiliarios en la Comunidad Valenciana. En octubre de 2011, al ser nombrado consejero delegado del Banco de Valencia, Izquierdo vendió su participación a Parra. Uno de sus principales inversiones fue en Casa Amiga Portugal, un gran desarrollo urbanístico en la zona del Algarve portugués.
Aurelio Izquierdo tampoco escapa a algunos de los escándalos de financiación ilegal del PP valenciano. Así, según se recoge en el informe de la policía, el empresario alicantino Enrique Ortiz, “mantenía una fluida relación y multitud de intereses tanto financieros como urbanísticos con el grupo Bancaja”, negociando directamente con los directores adjuntos, en 2008, Aurelio Izquierdo y José Cortina, este último imputado por esta causa. Pese a ello el fiscal Anticorrupción no acusó finalmente a Izquierdo en la pieza de Brugal que indaga un supuesto amaño del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Alicante en favor del empresario Ortiz.
Según se señala en la página web de la Cadena Ser: “En una de las conversaciones grabadas, Ortiz habla directamente con Izquierdo para convencerle de una de estas operaciones urbanísticas, textualmente le dice: “me compráis los aprovechamientos, me dais los cuarenta y nueve y pico millones de euros, yo con ese dinero lo pongo todo en la sociedad nueva y te compro el suelo, no me des ningún préstamo, ya me buscaré la vida por ahí”. Queda reflejado en el sumario que los empresarios tenían intereses comunes en distintas zonas de expansión de la capital alicantina.
En febrero de 2010, además, Ortiz habla con Izquierdo para que Bancaja participe en el negocio de las basuras de la comarca alicantina de la Vega Baja. Otro de los asuntos investigados por un juzgado de Orihuela por supuesta adjudicación y gestión irregular”.
Aurelio Izquierdo está dispuesto a renegociar su salida de Bancaja y a renunciar a parte de los 7,633 millones de euros que le corresponderían por una póliza de aportación definida que cubre la contingencia de jubilación, fallecimiento e invalidez. Además de los 6,285 millones de euros en un seguro de ahorro individual de aportación definida para “cubrir la opción de que, bajo determinadas circunstancias, dicha persona optase por la prejubilación”.
Es el caso. Es otro caso escandaloso de indemnización millonaria para quienes han hundido el sistema financiero español.

2 pensaments a “Aurelio Izquierdo, sombra de Olivas”

  1. Ahora ya sé porque los valencianos nunca se han puesto de acuerdo sobre el nombre de su tierra: que si “País Valenciá”, que si “Comunitat Valenciana”, que si “Regne de València”… : pero si está claro que su verdadero nombre es CHORIZOLANDIA.

Els comentaris estan tancats.