Aterriza como puedas

pizzaloganmarietorres
Las azafatas repartieron las 35 pizzas entre los pasajeros

En los buenos tiempos de MATESA -un día de estos hará cuarenta y cinco años-, antes de que  todo el tinglado reventara y se llevara la empresa a la cloaca, miles de millones (¡de pesetas!) a la incineradora y su amo, Juanito Vilá Reyes, a la cárcel (por 223 años que, con las rebajas, se quedaron en 7)… antes de todo eso, cuando se suponía que era el filo cortante del diseño de la maquinaria textil (y ciertamente lo era, pero la avaricia rompe el saco), la empresa asistía con gran pompa a las más selectas ferias textiles del mundo.

En una ocasión, en el jet affaires de una compañía charter que les traía ya de regreso, se escuchó por la megafonía: – “Señores pasajeros, les habla el comandante: Por el canal de la compañía me acaban de comunicar que nuestra empresa se ha declarado en bancarrota y que, a nuestra llegada a Barcelona el avión será incautado por la autoridad judicial. Quiero decirles, caballeros, que ¡la casa invita!” –en ese momento las dos azafatas aparecieron en la cabina con la totalidad de las existencias alcohólicas de su bodega, que eran muchas y excelentes. Aseguran que algunos de los más conspicuos directivos de la empresa bajaron la escalerilla del avión a cuatro patas.

Hogaño el convite no ha sido tan fastuoso, pero esta vez el comandante ha tenido el mérito de pagarlo con su propia VISA.

Dicen los periódicos que el vuelo de Frontier Airlines que iba de Washington DC a Denver, Colorado, “tuvo que aterrizar de emergencia en Cheyenne por las malas condiciones climatológicas”, que, al persistir, obligaron “a los clientes de la compañía a esperarse durante varias horas en el aeropuerto de Cheyenne, en Wyoming. Las existencias de comida ya se habían acabado y el piloto de la aeronave decidió pedir 35 pizzas para alimentar a los 160 pasajeros que esperaban pacientemente”.

El comandante se dirigió a los pasajeros y les dijo: “Damas y caballeros, Frontier Airlines es conocida por ser una de las aerolíneas de más bajo costo en Estados Unidos, pero su capitán no lo es. Acabo de pedir pizzaspara todo el avión”. ¡Olé tu madre! Colorado y yo somos así, señora.

Una prueba gráfica muestra a los pasajeros en el interior del avión cogiendo satisfechos las cajas de pizza que una oronda y sonriente azafata les distribuye.

La compañía sería low cost, pero el chofer demostró estar a la altura de la legendaria nobleza de los camioneros, siempre dispuestos a cambiar una rueda a una dama en apuros y otros actos propios de un caballero andante, o rodante.

piloto-compra-35-pizzas-para-todo-un-vueloUna información complementaria nos permite saber que el afortunado pizzero al que le tocó el gordo se llama Andy Ritchie, que pertenece a la franquicia de Domino’s pizza en Cheyenne, Wyoming, y que él y sus dos empleados se deslomaron durante un buen rato, pero los tiempos no están para dejar pasar una oportunidad así, ni aquí ni en Cheyenne, Wyoming.

Algunas dudas, no obstante, se nos presentan:

¿Fue ciertamente un aterrizaje de emergencia? ¿O fue simplemente una desviación a un aeropuerto alternativo, que estaba precisamente ahí al lado? Porque de Denver a Cheyenne hay cien millas justas.

Cheyenne, Wyoming, tiene un modesto aeropuerto regional, pero no tan, tan modesto como para que ciento sesenta pasajeros tuvieran que esperar varias horas dentro del avión, como se ve en la foto, cuando ya han llegado ¡por fin! las pizzas.

Teniendo en cuenta que entre Cheyenne y Denver, como hemos anotado, sólo hay cien millas, que estaban en un aeropuerto que, aunque céntrico, está perfectamente conectado a las vías rápidas, y que la autopista I-25 S conecta en línea recta las dos ciudades, aun respetando escrupulosamente una limitación de velocidad de 60 millas por hora, en las varias de plantón tuvieron tiempo para ir y volver en autobús, y hacer una visita turística a Boulder y su universidad, de paso. ¿Tan low cost es Frontier Airlines como para no poner cuatro autobuses? ¿Tan borregos eran los pasajeros como para no pedirlos?

Y, por último, ¿Ciertamente la VISA era suya, como dio a entender en su speech, o a la hora de la verdad sacó la que lleva de la empresa para, como un camionero cualquiera, poner gasoil en las estaciones de servicio para aviones, o para lo que sea que la lleven?