La arquitectura en peligro de Barcelona ya está censada

En el ‘Llibre Blanc del Patrimoni’ se realiza un diagnóstico sobre el origen y las causas del progresivo deterioro de edificios en situación de indefensión.

M. Eugenia Ibáñez
Periodista

El patrimonio arquitectónico en peligro o amenazado de Barcelona ya está censado y documentado. Ochenta edificios o conjuntos constituyen la relación de conflictos urbanísticos realizada por un grupo de especialistas interesados por preservar la integridad de una parte de la cultura de la ciudad, siempre amenazada y no suficientemente protegida. Ese peculiar censo forma parte del Llibre Blanc del Patrimoni, probablemente el mejor diagnóstico realizado hasta la fecha sobre el origen y las causas del progresivo deterioro de edificios en situación de indefensión.

El estudio hace una profunda reflexión sobre el patrimonio entendido como bien común, analiza la trayectoria de los núcleos históricos de los barrios de la ciudad y deja al descubierto la debilidad de una normativa insuficiente e inadecuada para proteger la arquitectura de la indiferencia y la especulación. A modo de epílogo, el Libro Blanco incluye ochenta documentados informes sobre otras tantas construcciones amenazadas por actuaciones diversas, su situación urbanística y nivel de protección. El número de conflictos arquitectónicos es mayor, pero, de momento, solo ochenta han sido meticulosamente estudiados.

Taller Masriera, en Bailén, 70

El Llibre Blanc es un trabajo realizado por el Grup de Patrimoni vinculado a  Barcelona en Comú, colectivo que se define como apolítico y abierto. Pasadas las elecciones de mayo del 2015 que colocaron a Ada Colau a la alcaldía, el grupo mantuvo sus reuniones y en junio del 2016 concluyó ese informe, apenas cincuenta páginas, que presentaron a Janet Sanz, teniente de alcalde y responsable de urbanismo. Se trata, en definitiva, de un documento cuyas propuestas podrían convertirse en la base del nuevo funcionamiento municipal en materia de patrimonio, el punto de partida de cambios en la normativa y organigrama para hacer más ágil y efectiva la protección de edificios vulnerables. Los redactores del Llibre Blanc dejaron pendiente una segunda reunión para que el ayuntamiento valorara las propuestas y cambios planteados. Pasaron meses antes sin que se convocara el nuevo encuentro y cuando se celebró no contó con la presencia de la teniente de alcalde.

Edificio Jonqueras, en Via Laietana

Jaume Artigues y Joan Casadevall, miembros del Grup de  Patrimoni, consideran que el Libre Blanc ha sido recibido en el ayuntamiento sin excesivo entusiasmo y “con una cierta incapacidad para asumir su contenido”. Los dos arquitectos añaden que la estructura municipal no ha sido modificada y ese inmovilismo dificulta los cambios y sigue supeditando el estado de la arquitectura en peligro a su calificación  urbanística. Históricamente, en Barcelona, los informes del servicio de Patrimonio se han hecho con excesiva frecuencia adecuados a la licencia de obras solicitada por el constructor de turno y ha primado la edificabilidad otorgada en el Plan General Metropolitano (PGM) sobre la protección exigida en el Catálogo del Patrimonio de 1979. Y es precisamente ese conflicto de intereses entre el Catálogo y el PGM, entre la protección y la edificabilidad, la principal causa de la indefensión de tantos y tantos edificios cuya integridad ha sido total o parcialmente destruida en los últimos años. No es casual que el rango legal del Catálogo sea inferior al del PGM y que en los últimos cuarenta años de la historia municipal de Barcelona no se haya alterado ese desigual equilibro: A los constructores les ha sido más fácil obtener la edificabilidad otorgada por el PGM que respetar las normas exigidas en el Catálogo.

Parque de Montjuïc – La casa de la Premsa
Casa Tosquella, General Mitre, 221

Artigues y Casadevall consideran que el patrimonio arquitectónico se ha convertido en un valor de cambio más en el mercado inmobiliario. Los arquitectos recuerdan que el ayuntamiento ha intervenido durante años con laxitud en las propuestas de los constructores para el Eixample y Ciutat Vella, distritos convertidos hoy en foco de atracción prioritario para el sector vinculado al turismo. La crisis económica fue la coartada para que concejales y alcaldes cerraran los ojos ante intervenciones impropias en edificios protegidos y ahora, con la llegada masiva de turistas, el mercado inmobiliario dice necesitar más espacio en el centro de la ciudad. Si no se altera la dinámica, se mantendrá el fácil cambio de usos y calificaciones urbanísticas para adaptar la normativa a las necesidades de un constructor.

Torre Garcini

El Llibre Blanc detecta los problemas enquistados en la estructura, normativa y organigrama del ayuntamiento barcelonés, pero resulta contradictorio que el grupo que lo ha redactado, vinculado al partido que dirige el gobierno municipal, no haya recibido hasta la fecha la reacción que cabía esperar. De las muchas propuestas que incluye el Libro Blanco solo se ha cumplido la correspondiente al nombramiento del director de Arquitectura y Patrimonio, cargo que ha recaído en Marc Aureli Santos, pero no hay cambios normativos, ni estructura adecuada para afrontar la coordinación general de todos los trámites vinculados con ese ámbito. ¿Le interesa el patrimonio arquitectónico al actual gobierno municipal? En opinión de Artigues y Casadevall, al equipo de Ada Colau, “le falta capacidad para afrontar los cambios precisos”. Los arquitectos considerar que Barcelona en Comú, “tiene una determinada jerarquía de prioridades en la que no entra el patrimonio, no hay una estructura transversal que incluya la sensibilidad hacia la arquitectura en peligro y cuesta entender que el negocio actual más importante en Barcelona pasa por la utilización impropia del patrimonio”.

El Llibre Blanc sigue en lista de espera.

Censo de conflictos del Patrimonio de Barcelona

Ciutat Vella

  • Puerto de Pescadores
  • Palacio de Medinaceli -Plaza del Duc de Medinaceli
  • Palau del Cinema – Via Laietana, 53
  • Edificio Jonqueres – Via Laietana (Hotel Núñez y Navarro)
  • Portal de Santa Madrona, 28 (Hotel Praktik)
  • Foneria de Canons de la Rambla
  • Hotel del Palau de la Música – Sant Pere Més alt, 13b, 15, 17
  • Ferran, 34 (Hotel Núñez y Navarro)
  • Arc del Teatre
  • Rec Comptal (Hotel Núñez y Navarro)
  • Riudarenes, 5 – Hotel
  • Magdalenes, 13 – Hotel Catalonia
  • La Paloma, calle del Tigre, 13
  • Paseo de La Rambla
  • Pla del Palu – Gobierno Civil
  • Rambla del Raval, 8 – Hotel Abba
  • Plaza de La Verónica, 2 – El Borsí
  • El Port Vell
  • Riereta, 13 (Ágora)
  • Escola de Nautica – pl. Pau Vila
  • Teatre Arnau – Paral.lel, 60
  • Boters, 2 – Palau Castell de Pons
  • Regomir, 11 – Palau Vilana-Perlas
  • Paseo de Colom, 20 – Soho House
  • Parque de la Ciutadella
  • Ramblas, 27 – Teatro Principal
  • Riereta, 25 – Casa-fábricaTous
  • Flassaders, 30
  • La Barceloneta
  • Rambla, 8 – Palau March
  • Riereta, 18 – Can 60
  • Candeles, 6
  • Riereta, 13 – Casa Fábrica Lloberas
  • Sant Rafael, 24 – Casa Leopoldo
  • Rauric, 6 – El Ingenio
  • El Liceu
  • Del Carme, 106 – Ca L’Erasme

 Eixample

  • Ausiàs Marc, 30-32 – Casa Burés
  • Rambla Catalunya, 19 – Casa Pons
  • Ausias Marc, 33 – Casa Roger
  • Casp, 24 – Casal Sant Jordi
  • Diputació, 355 – Palau del Marqués de Santa Isabel
  • Alibei, 1 – Casa Victoria de la Riba
  • Bailen, 70 – Taller Masriera.
  • Paseo de Gràcia, 105 – Torre Muñoz.
  • Entença, 155 – La Model
  • Aragó-Diputació-Tarragona. Parque Joan Miró
  • Gran Via, 373 – Las Arenas
  • Villarroel, 170 – Ampliación del Hospital Clínic
  • Borrell – Consell de Cent – Germanetes
  • Plaza de la Sagrada Família, 12 – Cine Niza
  • Urgell, 30 – La Carboneria

 Sants-Montjuïc

  • Jocs Florals, 40 – Can Vies
  • Paseo de la Exposició, 69 – La Satàlia
  • Parque de Montjuïc – La casa de la Premsa

Les Corts

  • Colonia Castells. Entença-Montnegre
  • Cristalleries Planell. Anglesola-Europa

 Sarrià-Sant Gervasi

  • Alfons XII, 49 – Can Ripoll
  •  Paseo de Sant Gervasi, 51 – La Rotonda
  • Paseo de Sant  Joan / Diputació – Can Rectoret
  • General Mitre, 221 – Casa Tosquella
  • El Putxet
  • Alfons XII, 42 – Can Ferrer
  • Parc de la Oreneta
  • Bona Plata, 44 – Can Reventós  

Gràcia

  • Barrio de Vallcarca
  • Encarnació, 62 – El Jardí del Silenci

Horta-Guinardó

  • Xiprer, 40 – Torre Garcini
  • Paseo Vall d’Hebron, 183 – Palau del Laberint
  • Núcleo antiguo de Horta

Sant Andreu

  • Núcleo histórico
  • Fabra i Coats

Sant Martí

  • La Flor de Maig
  • Compañía General de Autobuses
  • Can Ricart

 

4 pensaments a “La arquitectura en peligro de Barcelona ya está censada”

  1. Magnífic article que posa al descobert les dificultats d’aquest consistori per revertir desídies i encarar els problemes amb decisió

  2. Hi estic molt d’acord, Fina. A veure si l’autora ho aplica igualment amb la llengua, un valor cultural, natural i de memòria ofegat i menystingut, i fa un mínim esforç per protegir-la.

  3. En un moment en el què la identitat del poble torna a ser rellevant, la política oblida que el patrimoni tangible (cultural, natural) i/o intangible (memòria) en forma part. Per tant, protegir-lo és defensar qui sóm .

  4. Bé. Un bon primer pas, que ha de refermar-se per la implicació activa de tots els territoris de la ciutat i per tots els municipis de l’Àrea Metropolitana.
    Les ciutats que hem conegut es troben avui en perill reall davant la voracitat dels fons inversors globals, que actuen amb l’ajuda imprescindible dels seus “amfitrions” locals.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *