Antología de sandeces políticas

“Gobernantes, políticos, banqueros, empresarios, militares, eclesiásticos, intelectuales y personajes influyentes de nuestro país caen a menudo en excesos dialécticos que podrían definirse como sandeces. Esta sección pretende dejar constancia de algunas de ellas difundidas tanto en el presente como en el reciente pasado.”

Antología de sandeces políticas (1)
Ángel Sánchez de la Fuente
Periodista

 

Castelao Bragaña, de pie

De las mujeres violables
al regadío de Arias Cañete
El despropósito mayor de estos últimos días lo ha protagonizado José Manuel Castelao Bragaña, un alto cargo de un organismo dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social a cuyo frente está una mujer, Fátima Báñez, quien se ha apresurado a aclarar que ella no lo nombró. La desgraciada frase del susodicho fue: Las leyes son como las mujeres. Están para violarlas.” De nada valió ni podía valer que Castelao Bragaña (no confundir con el Rodríguez Castelao intelectual padre del nacionalismo gallego) dijese que había sido un comentario en plan de broma (hay bromas que matan). Acto seguido tuvo que dejar la presidencia del ignoto Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior, órgano consultivo y asesor.

Sin salir del ámbito ministerial quizá venga bien recordar cómo en octubre del año 2000, Miguel Arias Cañete, entonces titular de Agricultura y Pesca del Gobierno de Aznar, proclamó: “El regadío hay que utilizarlo como a las mujeres, con mucho cuidado, que le pueden perder a uno.” Semejante teoría fue expuesta en el Foro Jaén de Opinión y Debate, intentando defender la tesis de que España no podía desarrollar tantos regadíos como se solicitaban, porque había sobreproducción en los cultivos. Y se quedó tan ancho.

 

Del cruce de piernas a la sala de partos
Seguimos con el tema de la mujer, aunque cambiamos la profesión de quienes hablan: un miembro de la carrera judicial y un arzobispo de la Iglesia católica. No está mal.

“Las violaciones y las agresiones sexuales ocurren a veces porque, por ejemplo, una secretaria que busca trabajo se sienta, cruza las piernas y enseña la braga.”

(Comentario de José María Félez, cuando era fiscal jefe de Navarra, al diario Egin, en octubre de 1995).

El tal Martínez

“El hombre está hecho para el altar y las mujeres para parir.”

(Frase de monseñor Javier Martínez, arzobispo de Granada, en 2011)

 

 

 

Españolizar a los catalanes enfermos
Todavía resuenan los ecos de la reciente confesión pública y sonora difundida en el Congreso de los Diputados por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert: “Nuestro interés es españolizar a los alumnos catalanes; que se sientan tan orgullosos de ser españoles como de ser catalanes.” Y para que no quedase duda, al día siguiente ratificó lo dicho utilizando el idioma catalán: “Estic molt orgullós del que he dit”. Orgullo y pasión, sí señor. ¿Qué les ocurre a los alumnos catalanes? Se supone que lo que a muchos de sus ancestros, que, a juzgar por lo que piensa José María Aznar, están enfermos. Véanse, si no, las palabras del expresidente del Gobierno que recoge la exmilitante del PP Montserrat Nebrera en su libro En legítima defensa, editado en 2009: “Si a la mayoría de esta población enferma que es Cataluña no le gusta cómo somos, no es nuestro problema. Nuestro objetivo es mantenernos en este irreductible 20% del electorado, que en unas elecciones nos puede ayudar a ganar las presidencia del Gobierno.”

¿Qué tipo de enfermedad aqueja a los catalanes? No lo dice. ¿Será separatitis aguda? ¿O tal vez más bien orquitis crónica de tanto aguantar? (Según el diccionario de la RAE, orquitis no es otra cosa que la inflamación del testículo).

 

Ronaldo Vidal-Quadras, en Intereconomía
Siempre que puede, Alejo Vidal-Quadras, actual vicepresidente del Parlamento Europeo (la democracia tiene estas cosas) y expresidente del PP de Cataluña, arremete contra todo lo que se mueve en dirección opuesta a la suya. Valiéndose de su posición privilegiada en la ultracadena televisiva Intereconomía (la democracia tiene estas cosas), el 28-9-2012 sentenció para la posteridad: “Quiero decirle a la señora vicepresidenta del Gobierno algo que seguro que ha pensado ya: ¡que el Gobierno vaya preparando un general de brigada de la Guardia Civil […] y que prepare la intervención de Cataluña! […] El Parlamento se disuelve, el Gobierno de la Generalitat se va a su casa, la Delegación del Gobierno toma el poder en Cataluña y el general de brigada toma el poder de los Mossos d’Esquadra.”

Julio Ariza

No es una casualidad que Vidal-Quadras haya elegido la tele de Intereconomía, el grupo empresarial propiedad de su íntimo amigo Julio Ariza, un navarro con familia numerosa que hace años fue diputado autonómico en Cataluña. He aquí un testimonio de la admiración infranqueable (¿de Franco?) de Ariza hacia Alejo: “Vidal-Quadras es el único político del PP en Cataluña que le ha dado una doctrina sólida al partido […] El PP de Cataluña puede permitirse el lujo de tener a Ronaldo en el banquillo.” Palabras de una entrevista hecha a Ariza en El Periódico de Catalunya, en noviembre de 1996, cuando Vidal-Quadras (Ronaldo el gordito, no Cristiano) hacía poco que había sido defenestrado de la presidencia de su partido para favorecer el pacto entre Aznar y Pujol tras las elecciones de marzo de aquel año.

 

El “timonel borracho” y el borracho diputado
Como final de esta primera entrega de sandeces, una burla del destino, una cruel paradoja la sufrida por Vicente Ferrer, un diputado valenciano del PP que el 23-5-2010 saltó a la palestra de la actualidad política por la siguiente diatriba contra el entonces presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero: “Este país no puede soportar más esta situación. Este Gobierno hoy ya es un grave impedimento para la recuperación. Si el timonel está borracho, lo que hay que hacer urgentemente es cambiar al timonel.”

Borrachín Ferrer

Difícilmente podría imaginar el político de nombre y apellido tan santos que dos años y pico después, concretamente el 30-9-2012, sería condenado con la retirada de su carnet de conducir por circular en coche en estado de embriaguez. “Fue un error torpe, muy torpe”, dijo compungido al conocer la sanción. Tan torpe como llamar borracho a un presidente del Gobierno.