Andalucía, un año de bipartito

Resultados-elecciones-Andalucia-escrutado
Resultados elecciones andaluzas. / Fuente: Cadena Ser

e-Mail de Andalucía
Jesús Páez
Asesor de cooperativismo

Ayer se cumplió un año de las elecciones andaluzas. Tal día como ayer, media España estaba expectante, con una alegría contenida. Podía ser, iba a ser, el día de sumar la CCAA  más extensa, la  CCAA. más poblada del Estado a la  mayoría absoluta que el PP había obtenido unos meses antes. Y no solo la Comunidad más extensa y más poblada sino el feudo por antonomasia del Psoe. El granero histórico de votos del Psoe desde el establecimiento de  la democracia. Después de muchos intentos perdidos, Javier Arenas Bocanegra, el eterno aspirante perdedor, iba, por fin, a ganar las elecciones andaluzas. Iba, ya era hora, a ser Presidente de Andalucía.

P1010230
Foto: Jesús Páez

La otra media España estaba seria, cuasi vencida, pidiendo un milagro aunque la mayoría fuesen ateos o, por lo menos, agnósticos.  Menos el País Vasco y Catalunya,  España, de norte a sur y de este  a oeste, va a ser toda azul, ¡Dios la que nos va a caer! ¡Nos van a dar la del pulpo! ¿cómo va la participación? pero, ¿qué es mejor que sea alta o baja? Uf, yo no sé ya ni  la hora que es! ni qué conviene más. Pero ¿te imaginas que nos gobierne el Arenas y, encima, con el PP gobernando en Madrid? A mí me da algo, te lo digo de verdad.

Yo tenía mi intuición, pero eso no me evitaba el pellizco en el estómago. Los votantes, demasiadas veces, se mueven como las bandadas de estorninos que parecen enjambres que se hubiesen vuelto locos, sin saber donde posarse.  El conteo de los votos tuvo también su suspense y hubo que esperar para ver que sí, que el Arenas, el PP, había obtenido más votos que nadie. Por fin  Javier Arenas Bocanegra, el persistente, el repetidor, se había salido con la suya, había obtenido por fin la mayoría, pero no la absoluta. Y las dos mitades de España quedaron en suspenso, expectantes ¿y ahora?. Sí, sumando los votos de Psoe y de IU-CA, se le cerraba el camino al Arenas. Y, sí lector, como usted sabe, Arenas agachó la cabeza y se retiró, con más rabia que nunca, a lamerse la misma herida de siempre. Y luego, que si IU entra o no en el Gobierno, que mejor que no, que mejor que sí.  Y  fue que sí y ya se ha cumplido el año de aquel día con su noche, del 25 de marzo.

¿Y dónde estamos transcurrido el año? Pues en un lío del carajo. Con un PP  que ha gobernado España como si sus votantes fuesen sus peores enemigos. Que hace lo “que se tiene que hacer” pero que no tiene nada que ver con lo que dijo que iba a hacer. Que han mentido a sus votantes y resto de ciudadanos como nunca partido alguno haya mentido.  Que ha incrementado todos los índices negativos (económicos, financieros, sociales, educativos, sanitarios, culturales, etc. etc.) como ningún otro Gobierno haya hecho y, desde luego, en menos tiempo que nadie y con el más alto nivel de saña, cinismo y desprecio a los ciudadanos que nadie haya alcanzado en Democracia. Con temas sangrantes, despiadados,  como los desahucios, las preferentes, las personas dependientes, y feroces como la represión de los ciudadanos que ejercen su derecho a manifestar su oposición, su protesta. Y, además, todo ello desde la bravuconería, la provocación, como ha hecho, hoy mismo o ayer, esa señora Cifuentes gobernadora de la Comunidad de Madrid.

P1010231
Foto: Jesús Páez

La relación del Gobierno de España con Andalucía, en este primer año, es hacerle toda la puñeta que puede. Y ahogarle en lo que más axfisia: el dinero. Unas veces directamente, recortando, retrasando las transferencias obligadas. Otras veces torpedeándole y no dejándole poner en marcha estrategias o programas. Por ejemplo: Ana Mato, esa Sra. Ministra para la que  “Los niños andaluces son prácticamente analfabetos”. Lo dice ella que es  una eminencia en sanidad y salud, ha decidido impugnar una y otra vez  (creo que ya van cuatro veces) una iniciativa pionera de la Junta de Andalucía que consiste en ahorrar gasto en medicamentos mediante la subasta de estos entre las empresas farmacéuticas. Sistema que cada vez que  Ana Mato lo ha impugnado el Tribunal Constitucional  ha dado la razón a la Junta. Y le ha explicado  a la Sra. Ministra en la resolución, que frenar esta iniciativa ocasiona “un grave quebranto económico en la hacienda pública autonómica!” Esta eminencia, esta señora tan exquisita, que Dios sabe qué le gustaría hacerles a los andaluces,  no puede entender que esta medida de la subasta de medicamentos antepone  las personas frente los recortes  y es  de “sentido común” aplicarla. Sra. Mato de “sen-ti-do co-mún”.  Es lamentable pero el gabinete que preside Rajoy está más preocupado en torpedear la sostenibilidad y eficiencia del Gobierno andaluz que en colaborar para rebajar el índice de pobreza y el paro. Prefiere castigar a los andaluces, demostrándoles lo que pasa cuando no se vota al PP.  De todas maneras cuando se vaya o le echen del Gobierno él tiene su plaza de Registrador de la Propiedad. Un puesto de trabajo cómodo, bien pagado, funcionario sin horario y sin recortes, que entre él y Gallardón se están encargando de dejarlo aún mejor, que ya es decir.  Rajoy además de llevarse a Arenas a Madrid para quitarle la depresión, tiene  tres ministros andaluces (uno nacido en Madrid, pero cada uno nace donde puede) La Sra. Fátima Báñez (empleo y seguridad social); Arias Cañete encargado de la Agricultura y según dicen, experto “lobista” y D. Cristóbal Montoro que vino a nacer en medio de los olivos en un pueblecito que lleva por nombre Cambil (Jaén) y que no se le conocen grandes cosas por Andalucía si no es que aprovecha cualquier ocasión para meter palos en las ruedas y luego reírse poniendo cara de  gremlins.

Pero, la verdad, es que el Gobierno de la Junta no necesita que  Rajoy y sus ministros y ministras, le creen problemas, ya se los crea él sin que le ayude nadie. Y ahora, a un año de las elecciones, el “problema” por excelencia no es el paro, el índice de pobreza, el escuálido tejido empresarial andaluz, la no financiación. El “problema” es los EREs. El culebrón de los EREs. Mira que no tiene ni punto de  comparación con el Gurtel, ni con los sobres que se repartían por Génova, pero los “compañeros y compañeras” del Psoe están “groguis”. Alelados, aturdidos,  atolondrados están los “compas”  en Madrid y en Sevilla. Y se las dan todos los días y en el mismo lado, sin que reaccionen. Veremos a donde llega la jueza Alaya con los EREs. Ha estado 6 meses reponiéndose y parece que le ha sentado bien. De una tacada veintitantos acusados y siete más en la cárcel. Y de postre,  ha movido las aguas turbias y sin decir diciendo ha pringado a UGT y CCOO. Y en medio se ha quitado de en medio a dos jueces que le habían puesto para que se repartieran las grades causas que lleva y ha dicho que “na nay”. Que ella se basta y se sobra sola para todas las macrocausas que le pongan delante. Ya les digo, no sé lo que ha tomado durante la baja, pero que viene “a por todas” o, mejor, a por todos.  ¿Removerá en el pozo ciego hasta que Griñán caiga mareado por el olor? Si es así  Valderas (IU-CA) tendrá que poner distancia de por medio con el Psoe. ¿Qué pasará entonces?  No lo sé,   pero estoy por asegurar que, por mucho y mal que huela el pozo ciego de los EREs, el “camarada” Valderas  encontrará una fórmula para salvar el bipartito. Es muy duro que, una vez que uno gobierna, se tenga que marchar cuando apenas se lleva un año.