And the llufa goes to…!

Si ya os lo habíamos dicho…

Que Junker es muy suyo, lleva muchos años mandando, sabe más que Lepe, Lepijo y su hijo y es capaz de birlarte la cartera mientras tú te crees que le estás vendiendo una burra…

Que lo dijo muy clarito: Cañete, no, que es un impresentable que me va a crear problemas con las diputadas. Tráeme una chica que me falta cuota. Y vosotros, erre que erre: Que Cañete es muy salao, que cuenta unas gracias que te tronchas, que ya se lo tengo prometido…

rajoy-juncker-canete
De izquierda a derecha, Mariano Rajoy, Jean-Claude Juncker y Miguel Arias Cañete

Pues ¡Ala! Ahí lo tenéis: Cañete ministro de nada con sifón, porque es un ministro de segunda división, trabajando “bajo la dirección y la guía” de una señora Vicepresidenta que, cada vez que le vea pensará: ¿Éste es el que me tiene que perdonar la vida?

Pero eso no es todo, que Junker, ya lo dije, coge las moscas con palillos chinos. Ahora, Cañete tiene que ir al Parlamento Europeo, donde va a tener que demostrar su idoneidad (que lo mire en la RAE, si no sabe qué es). Y allí, la oposición y las señoras (que suman bastante) le van a preguntar por su machismo.

Pero es que, con la llufa que le han colgado, además todos le van a preguntar si no tiene ya bastantes problemas de incompatibilidades en su tierra como para ir a Europa a llevar temas de energía (ni que sea como un mandado) cuando preside negocios de petróleo.

Y, ¡ojo!, con todos esperando a ver ahora qué gracia dice, porque como es tan ingenioso y sandunguero se esperan que deje aún más chiquito al de la Calzada.…

Y Junkers, encogiéndose de hombros, diciendo: “A mí no me miren. Eso es cosa de Mariano, que se lo había prometido al chico…”