Albert Rivera, ciudadano bajo sospecha

El-lider-de-Ciudatans-Albert-R_54390965812_54028874188_960_639Antología de sandeces políticas (46)
Ángel Sánchez de la Fuente
Periodista     

Es tal el desencanto político del electorado español por culpa de la corrupción generalizada y de la gestión económica y social de los gobernantes y de los partidos más importantes, que el líder mejor valorado en diferentes sondeos está siendo Albert Rivera Díaz (Barcelona, 1979), líder de Ciutadans/Ciudadanos, desconocido hasta ahora fuera de Cataluña. Después de conseguir en 2012 nueve escaños en el Parlament (triplicando los alcanzados en 2006 y 2010) y lograr dos eurodiputados en 2014, Rivera ha decidido jugar fuerte en toda España e intentar resarcirse del fracaso de 2011. Pero, ¿quién es él? ¿A qué dedica el tiempo libre? (Gracias, Perales).

Presidente por orden alfabético

Hijo de padre catalán y madre andaluza, Rivera se licenció en Derecho por la jesuítica Esade y a los 21 años se proclamó campeón español de debates universitarios (siempre ha tenido un pico de oro). Rápidamente ganó una difícil oposición al departamento de asesoría jurídica de La Caixa, notable empleo que dejó en excedencia a los 27 años para dedicarse a la política. Cuenta Rivera que su madre fue quien le informó de que se estaba gestando un nuevo partido en Cataluña a raíz de un manifiesto firmado por intelectuales antinacionalistas tales como Albert Boadella, Félix de Azúa, Francesc de Carreras, Ivan Tubau, Arcadi Espada, etcétera. El motivo principal de saltar a la arena política no era otro que combatir lo que denominaban “asfixia nacionalista.” El joven Rivera vio el cielo abierto y se afilió a aquel invento que se autodefinía de centro izquierda no nacionalista. Como los Boadella y compañía no pretendían ocupar cargos de responsabilidad, tendrían que ser los desconocidos militantes quienes los ocupasen. Aquel 9 de julio de 2006 Rivera se presentó en la asamblea de Ciutadans (C’s) como alguien que quería ser portavoz, pero sin ningún interés en dirigir el partido. Con su donaire habitual aludió a que la única experiencia que había tenido como presidente había sido la de los vecinos de su escalera. En vez de jugárselo a los chinos, los miembros de C’s decidieron que el presidente y el secretario general de la nueva formación serían elegidos por orden alfabético. Es decir, Albert Rivera y Antonio Robles, respectivamente. Cuatro años después de aquello, el citado Boadella escribió en la web de Els Joglars: “Si Rivera en vez de llamarse Albert se hubiera llamado Xavier, hoy no lo conocería nadie.” Verlo para creerlo.

Albert-Rivera-Alicia-Sanchez-Camacho-Constitucion_ECDIMA20140425_0003_16
Albert Rivera y Alicia Sánchez-Camacho,  en el brindis del día de la Constitución del pasado año

Casi cuatro años militando en el PP 

¿Llegó Rivera virgen al matrimonio político con C’s? No. Él se había empeñado en ocultarlo, pero en noviembre de 2006, los periodistas Pilar Santos y Jesús González Albalat revelaron en El Periódico de Catalunya que Rivera había estado afiliado al PP entre septiembre de 2002 y abril de 2006. Concretamente, como joven de 23 años que era, ingresó en Nuevas Generaciones. El presidente de la rama juvenil en aquel momento era Eduardo Bolaños, quien tiempo después recordaba el día en que Rivera se alistó en el aznarismo: “Me pareció algo prepotente. Como si quisiera llegar a ministro un mes después de haberse afiliado.” Algo debió de ver poco claro para su promoción personal, porque Rivera solo se volcó al principio y poco más. Nunca fue a recoger el carnet y no pagó ninguna cuota, porque, entre otras cosas, los militantes de Nuevas Generaciones no pagan nada. No obstante, en las elecciones generales de 2004 figuró como apoderado del PP. Él ha repetido una y otra vez que antes de C’s no militó en ningún sitio más que en UGT. Eso sí, admite que en distintos comicios ha llegado a votar por el PSC, por el PP e incluso por CiU, porque en este caso conocía al candidato del pueblo donde votó en unas municipales. A eso se le llama transversalidad.

Superviviente contra todo pronóstico

Quienes, a raíz del fracaso en las elecciones locales de 2007, pensaron que Rivera era hombre muerto y que C’s cambiaría fácilmente de líder, no sabían con quiénes se jugaban los cuartos. Rivera siempre apuesta a ganador y aguanta todo lo que le echen. El 1 de julio de 2007 nadie daba un duro por él. Incluso en la víspera, el congreso del partido había rechazado su gestión política y económica. Se presentaba a la reelección como presidente sin el apoyo de Boadella, Azúa y Espada, que optaron por la candidatura de Luis Bouza-Brey. Contra todo pronóstico, logró 224 votos frente a 168 de su rival, pese a haberle dado la espalda aquellos pesos pesados.

1242424812_850215_0000000000_sumario_normal
De izquierda a derecha, José Domingo, Albert Rivera y Antonio Robles tras su éxito electoral de 2006. Foto: EFE

La otra gran crisis de la que salió victorioso tuvo lugar en mayo de 2009, cuando sus compañeros de escaño Antonio Robles y José Domingo dieron un golpe de estado y le arrebataron la presidencia del grupo parlamentario, lo que comportaba menos poder y menos dinero. Hizo de tripas corazón y al final fueron sus rivales los que desistieron. Él continuó dirigiendo C’s, y en las autonómicas de 2010, también contra pronóstico, revalidó los tres diputados que tenía el partido. Fue cuando, en la apertura de la legislatura del Parlament, se dirigió al presidente de la Generalitat y le dijo: “Señor Mas, sigo aquí.” Casi como el dinosaurio de Augusto Monterroso.

RIVERA“Queremos dejar a Cataluña en pelotas”

Que Rivera hará todo lo que tenga en su mano para ganar lo prueba su primera irrupción en el panorama electoral en 2006. Pocos eran los que sabían que era buen orador, buen waterpolista, con buena formación en leyes, sagaz, ambicioso y, sobre todo, antinacionalista catalán. No se le ocurrió otra cosa que aparecer fotografiado desnudo en la campaña para lucir palmito y llamar la atención de determinada población femenina (y masculina). Una de las grandes sandeces políticas de aquellos días salió de su boca: “Queremos dejar a Cataluña en pelotas.” Evidentemente, el que se despelotó fue él, quien tuvo a bien completar la frase así: “Desde el punto de vista laico, de neutralidad; que los poderes públicos no tengan trampa ni cartón; que quepan todos: los que son nacionalistas, los que no lo son; los religiosos y los que no son religiosos.” Y para disipar dudas imposibles de disipar en cuanto al despelote, esto: “Me siento desnudo políticamente, sin ningún tipo de máscaras. Es como vamos a ir al Parlament.” El colega Juan Tapia ha asegurado que aquella campaña la costeó Miguel Rodríguez, del grupo Festina, un antiguo emigrante en tierras suizas y sindicalista de CCOO, que montó en cólera cuando la izquierda catalana pactó con la ERC de Josep Lluís Carod-Rovira.

El presidente de Ciutadans (C's), Albert Rivera, junto con la diputada Carmen de Rivera,  el presidente de Convivencia Cívica, Francisco Caja y la representante de la Asociación para la Tolerancia, Elvira Fuentes
El presidente de Ciutadans (C’s), Albert Rivera, junto con la diputada Carmen de Rivera, el presidente de Convivencia Cívica, Francisco Caja y la representante de la Asociación para la Tolerancia, Elvira Fuentes

Amistades peligrosas como Francisco Caja 

“El antinacionalismo tan solo es uno de los ejes del partido,” dejó claro Rivera hace nueve años, pero la realidad es que, en Cataluña, la principal característica de C’s es la alergia anticatalana que se produce al no tener en cuenta que el castellano es una lengua mayoritaria, que no necesita estímulos para gozar de buena salud. Todo lo contrario que el catalán, idioma minoritario condenado a la extinción si no recibe de las instituciones la dosis necesaria de oxígeno mediante el boca a boca (¿qué futuro le aguardaría al catalán si no existiese la inmersión lingüística?). Precisamente una de las razones que inducen a considerar a Rivera un ciudadano bajo sospecha en estos temas es la relación con asociaciones enormemente hostiles con relación al catalán. Circula en la red un escrito de Francisco Caja, presidente de Convivencia Cívica Catalana, dirigido a Rivera, en el que se le pide colaboración para “noquear” el catalán y “devolverlo a las masías.” Además de echarle en cara de que no busque acuerdos con Alicia Sánchez-Camacho, Caja le augura que, llegado el momento político, entre todos retornarán el catalán “a la situación de 1978.” ¿Qué ha hecho o qué hace Rivera para librarse de semejantes amistades peligrosas? Eso nos gustaría saber.

Albert-Rivera-GavàLa paradoja del rechazo por ser catalán 

La amarga paradoja que está viviendo Rivera cuando recorre las Españas es que tanto los del PP como la UPyD de Rosa Díez lo consideran catalán, líder de “Siutatants”, según el pepero Carlos Floriano. Algo así como si ser catalán fuese una especie de lepra contagiosa en plan Molokai. Él, precisamente él, que predica que “en Cataluña decir que eres catalán y también español es tabú.” O esto otro: “Para mí no es duro ser español. En Cataluña es duro manifestarlo. Ser español es una evidencia.” Otrosí: “Yo soy español, no tengo que reivindicarlo.” Más: “En TV-3 se debería hablar castellano con normalidad.” En agosto de 2013, bastante antes de ser el político más valorado en las encuestas, le confesó a la periodista Neus Tomàs: “Con mi mujer y mi hija hablo en catalán.” Que se enteren Floriano y compañía, a los que Rivera suele responder con una pregunta cuando resaltan el origen catalán de C’s: “¿Es que Cataluña no es España?” 

albert-rivera-naranjito--644x380Los mejores médicos para una España enferma 

Como ocurre con otros partidos, a medida que han ido creciendo las expectativas electorales, C’s se ha corrido más hacia la derecha. Diríase que el proclamado centro izquierda progresista del principio se ha difuminado un tanto. Actualmente, C’s ya critica “la alta presión fiscal; ya coincide con el PP en no evitar el cierre de escuelas públicas mientras se mantengan los conciertos educativos (centros concertados); ya considera el matrimonio homosexual menos matrimonio “para no generar tensiones innecesarias;” ya prevé que pueda haber algunas limitaciones a la atención sanitaria de los inmigrantes sin papeles “por razones económicas;” ya habla menos de la ley de plazos del aborto y más sobre el aborto como una “constatación de un fracaso;” ya no rechaza la prohibición del burka como antes, dado que el polémico tema resta votos al fondo a la derecha…

En lo que Rivera no ha cedido un ápice es en proclamarse prestigioso médico cirujano a juzgar por sus palabras: “Estamos hartos de diagnósticos. España está enferma y C’s tiene el mejor equipo para curarla.” Algo así como si se tratase del catalán doctor Barraquer, solo que en el caso de Rivera las cataratas son políticas. “Vamos a formar la tercera vía en toda España,” es otra de sus sentencias, teniendo en cuenta que la primera vía es PP-PSOE (a los que junta como Franco juntó al Requeté y a la Falange) y la segunda, Podemos. Pero ojo al dato: “Podemos es venganza; Ciudadanos representa justicia […] “Con el programa de Podemos volveríamos a la peseta.” Si Pablo Iglesias, es el de la Coleta, Rivera es el Naranjito, apodo difundido por Rafael Hernando, el Culebra.

albert-rivera-pesca-andalucia
Meme publicada en internet a raíz de las declaraciones de Albert Rivera en el mitin malagueño

El pescador pescado 

Otro de los disparates sonados lo ha perpetrado Rivera haciendo campaña para las elecciones andaluzas del próximo día 22. Aquí no evocó al equipo médico habitual. En Málaga se metió a pescador: “Nosotros no vamos a repartir pescado, nosotros vamos a enseñar a pescar o a dejar que la gente tenga su caña de pescar. No vamos a repartir pescado y mucho menos a quedarnos con parte del pescado, que es lo que hacen algunos.” La figura del prepotente catalán que visita a los andaluces predicando que va a enseñarles a pescar o a facilitarles la caña, armó tanto revuelo que Rivera hubo de matizar sus propias palabras. No está el horno en Andalucía para esta clase de bollos amasados por gente foránea, pese a reivindicar, como hizo el líder de C’s, que tenía cuatro abuelos andaluces.

En cambio, en su puesta de largo en el atiborrado teatro Goya de Madrid, en octubre de 2013, Rivera triunfó por todo lo alto hablando de su proyecto español. Y eso que algunos de sus comentarios rozaron el larguero de la necedad. Por ejemplo, este: “Es el momento de enterrar las dos Españas con siete llaves; de enterrar las luchas de Villarriba y Villabajo, cansinas y pueblerinas…” ¿Quería insinuar Rivera que las reivindicaciones nacionales de Cataluña son pueblerinas y ridículas como un pulso tabernario de un mozo de Villabajo?

Más respeto, señor Rivera.

12 pensaments a “Albert Rivera, ciudadano bajo sospecha”

  1. Si estuviese escrito en catalán, yo no habría podido leer este artículo, por lo que no veo razón (si eres periodista, que yo aspiro a ser algún día) para escribir en un idioma que te entienda mucha menos gente que en otro ( castellano) que te entenderán todos…
    A mi me gusta el catalán, francamente he vivido allí y parecía que muchos iban predispuestos a que les insultase, ¡¿acaso solo con decir que soy de Toledo ya tienen que ponerse a la defensiva?! De verdad no he vivido una guerra, ni una posguerra ni siquiera creo que lo que estudio sea verdad pero, ¿en serio tenemos que soportar desprecios e insultos simplemente por existir?
    Por favor piensen, si de verdad queremos dejar a todos los jóvenes de lado, porque yo particularmente, no sé si actuaría de tal manera que me quejaría de que alguien hable castellano si puedes hablar en catalán, pero si hay alguien que no te entiende (y lo que quieres es hacerte oír), y además hablas su idioma, no debería importante hablar castellano.

    Con todo el respeto del mundo

  2. Respecto a los votos anteriores del señor Rivera:
    1) las estadísticas demuestran que un alto porcentaje de la población cambia su preferencia de partido de unas elecciones a otras
    2) una persona inteligente cambia de opinión si aprende algo nuevo o el contexto cambia; un necio nunca.

    Respecto a ser anti-independentista: con el paso de los siglos, el mundo está condenado a tener un gobierno mundial que unifique criterios a la par que garantice las libertades de identidad individual. Para mi esto pasa mas por las preferencias de cada uno (sea ser gay, su balance de esfuerzo en el trabajo respecto a su familia u ocio, etc.) que por banderas nacionalistas, religiones o lenguas. El castellano negó al inglés durante décadas condenando a generaciones de jóvenes a un segundo plano respecto a homólogos europeos solo por esto.

    Respecto de la relación de C’s vs Podemos: el señor Iglesias plantea un discurso facilista, donde el culpable es el que tiene, sin distinguir entre si lo obtuvo legalmente o no. El señor Rivera distingue este hecho. El señor Iglesias habla de un control de los medios de comunicación por parte del estado (a la Venezuela). El señor Rivera, todo lo contrario. El señor Iglesias apoya un aumento del déficit y apoya la mentira del presidente griego a su pueblo. No dice que el aumento de déficit es dejarles una hipoteca mas grande a nuestros hijos (si paga la deuda mas grande que genere su partido serán nuestros nietos los que la terminen de saldar y, si como propone, la audita/no la paga, nos condenará al aislacionismo venezolano y, sí, a salirnos del euro y a volver a la peseta). Después de tanta foto triunfalista en Grecia, resulta que los alemanes le dicen al ministro de finanzas griego que está muy bien prometer muchas cosas a los griegos antes de las elecciones, pero no a costa del dinero de otros… o sea, de los alemanes.

    En definitiva, que la corrupción está en todos nosotros y mucho tiempo en el poder hace que se traspasen todas las fronteras de lo tolerable PERO esto no significa que todo lo que tengamos en España sea malo. El enfoque de Iglesias es este último, el del Rivera es el de mantener y reforzar lo bueno y arrasar con lo malo.

    Para cerrar, Iglesias tampoco llega virgen a la política: antes ha pasado por las camas de algunos como adalides de la libertad de expresión como Maduro.

  3. El comentarista Gespy tiene todo el derecho a considerar que digo estupideces, pero quiero que piense que, si es verdad que el catalán ha podido sobrevivir a dictaduras como la de Franco, eso no quiere decir que resista en el futuro sin pasar a ser una lengua residual. Actualmente, en las comunidades valenciana y balear, el valenciano y el mallorquín (variantes del catalán) están perdiendo fuerza a causa de la política institucional del PP (basta recordar el ‘caloret’ de Rita Barberá, por ejemplo, y la manifiesta hostilidad de José Ramón Bauzá). En Galicia, también gobernada por el PP, el gallego ha retrocedido en los últimos años. Gespy, el pez grande siempre se ha comido al chico. Basta con dejar abierta la pecera de los ‘pezqueñines’.

  4. El tema l’ha deixat molt clar el delegat del Govern central a Andalusia en dir –interpretant el que pensa tota la dreta espanyola- que el futur de la seva regió no el pot decidir un polític català. El mateix que li va passar a Miquel Roca.
    No es pot ser català i espanyol, com ara descobrirà el molt espanyol senyor Rivera. Però no perquè un no vulgui, sinó perquè no et deixen.

  5. Sobre la frase que ha escrito: “El catalán, idioma minoritario condenado a la extinción si no recibe de las instituciones la dosis necesaria de oxígeno”, le he de decir que le catalán es un idioma que ha sobrevivido a un régimen dictatorial que prohibía hablarlo, enseñarlo o fomentarlo. Así que permitame decirle que esta frase es la mayor tontería que he leído en mucho tiempo.

  6. Aquí lo que interesa realmente es ver si lo que yo digo de Albert Rivera es verdad o no. Los periodistas pretendemos dar a conocer datos que pueden aclarar la trayectoria de un político, como en este caso es el líder de Ciutadans. Lo del tufo del que habla Ángel Alonso es una apreciación personal sin ningún fundamento objetivo.

  7. Eso les pasa por no hablar con la verdad en la mano y mirar las cosas como son sino como las pueden tergiversar.

  8. Quin problema hi ha en que un castellanoparlant pensi així? No entenc a què pot fer tuf això. El que si fa certa fortor és adjectivar-ho de “fanàtic”. Al text hi trobes informacions diverses presentats amb un to determinat, que pot agradar o no, se’n poden desprendre moltes coses, però fanatisme precisament… Agrairia que l’autor resolgués el misteriós dubte plantejat per l’Ángel Alonso.

  9. Tomo nota, Alex, del dato que mencionas. Gracias por tu aportación.
    En cuanto a lo del tufo de que mi artículo esté escrito en castellano al que alude el comentario de Ángel Alonso,solo he de decir que conozco a gente que escribe muy bien en catalán y practica un auto-odio lingüístico tan incomprensible como deleznable.

  10. Aquest article té un tuf… I perquè aquest aferradíssim -quasi fanàtic- defensor del català escriu en castellà?

  11. Aquí falta decir que uno de sus principales asesores y estratega en el proceso C´s es Joan Lopez, ex-concejal del PP en Mataró y ex-parlamentari, profesional de la comunicación y tertuliano televisivo y radiofónico en canales como Intereconomia. Un personaje inteligente y bien relacionado.

Els comentaris estan tancats.