A comer poquito y para cenar sopita

listafaliappbankia Jesús Páez
Asesor cooperativismo

¿Todavía hay ninjas? y activos tóxicos? ¿Existen todavía los G? (ya saben el G7 el G8, el G20 el G tropecientos..) ¿Recuerdan cuando D. Gerardo Díaz Ferrán, a la sazón presidente de la CEOE, con cara desencajada, pedía un “tiempo muerto”,  parar, por un tiempo, el capitalismo?  ¿Y la propuesta de Sarkozy, hombre siempre revolucionado, que propuso la refundación del capitalismo y lo llevó al G no sé cuántos? Y los que asistían hablaron seriamente de ello? Aprendimos lo de envolver los tóxicos (hipotecas incobrables) entre hipotecas buenas;  y las vendían todas como buenas; nos enteramos que había unas entidades (hijas de bancos, fondos y similares) Agencias de Clasificación  que  ponían nota. Como un código de garantía de lo bueno que era el paquete, o el banco, o el país… que ponían el sello sin “A”  no vendías ni una escoba; que te ponían muchas vendías paquetes (con explosivo retardado) como rosquillas y te prestaba dinero todo el mundo. Estos tóxicos con muchas “A” se extendieron entre las entidades financieras como la polilla. Al poco  tiempo de adquirirlos los bancos se caían a pedazos.

Las polillas, cual ninjas con radiales, agujeraron las estructuras bancarias en un santiamén, ante los ojos atónitos de todos los expertos mundiales y los ojos como brótolas de la plebe.  Estos nos enteramos que  los bancos se debían ajustar a unas normas que “regulaban” su funcionamiento propio y sus relaciones con otros bancos y con sus clientes y que el Banco de España en España; de Francia en Francia; etc. controlaban el que se atuvieran a la norma. Pero, a la vez supimos, que eso hacía mucho tiempo que no era así, pues, desde los años 80, los bancos se auto regulaban o desregulaban a su antojo. Que  cada uno hacía de su capa un sayo y que el “ente regulador” (Banco de España) regulaba más bien poco, sobre todo en la época de Mafo (Miguel Ángel Fernández  Ordoñez). A Mafo lo que le ponía era dar lecciones de reforma laboral. Raro era el día que no daba una lección o por lo menos dos o tres consejos. Hubiera sido un buen Presidente de la CEOE. En sus narices los bancos se agujerearon, no se fiaban unos de otros porque nadie sabía cuanta mierda tóxica podía tener su vecino,  vendieron las provechosas preferentes los, dieron hipotecas pistola en mano, sus propias agencias de tasación, tasaban los pisos a precio de palacios de oriente y te regalaban la cocina.  Mafo barrió las Cajas  y algunos bancos, para que cuando los importantes se repusiesen no tuvieran competencia de por medio. De Caja Madrid, Bankia, la Cam, Bancaja, Nova Galicia, etc. etc. no se dio ni por enterado. Y de las millonarias  indemnizaciones que se iban llevando  esos excelentes directivos que habían hundido las Cajas en lo más profundo, pues como si la cosa no fuera con él. Y de la burbuja inmobiliaria…  ¿Qué burbuja inmobiliaria? lo que hay que hacer es una reforma laboral de calado.

En medio de todo este lio nos apareció una prima. Apareció como si tal cosa y nadie la conocíamos. Pronto se aclaró. Su nombre es Zapatero, repetían cansinos los del PP. Luego la prima se la quedaron ellos y dio tal estirón que los Gasol para verle la cara  tenían que mirar hacia arriba. Desde luego, cuando llegó,  era mucho más fea que “la niña” de Rajoy. Ahora la niña de Rajoy está horrible, es la cara de él y de la Merkel a la vez.

Todo esto parece que pasó cuando Montoro hizo la primera comunión. Queda lejísimos igual que las elecciones generales hace año y medio y parece que Rajoy y Montoro y la Soraya y la Báñez y el de Guindos y no digamos el Wert, parece que llevan dos legislaturas completas. Es mirarles la cara y entre lo de Bárcenas y  esos 6.202.000 parados que llevan sobre sus hombros han envejecido por lo menos 15 años. Madre del señor desde que salió la Soraya en El Mundo o el Rajoy en el debate con Rubalcaba, que parecía su padre y ahora parecen hermanos, no veas lo viejos que están todos. Hasta  Cospedal se ha desmejorado una barbaridad sobre todo desde que nos dio, a la plebe, esa lección sobre la “indemnización en diferido” o “simulada” mediante un acuerdo “entre las partes”. Los servicios jurídicos entendieron entonces que esa fórmula era “válida” aunque, ha reconocido, “hoy seguramente se habría visto distinto”.  ( tengo ese video  de video de cabecera, es magistral).

Y la verdad es que no llevan dos legislaturas, pero el daño que nos han hecho a la plebe en este año y medio es un record difícil de conseguir. Es verdad que no han hecho nada de nada, lo que se dice nada de lo que dijeron y se creyeron un montón de crédulos, o ignorantes tal vez, que iban a hacer. Que eso es otro record difícil también. No es nada de fácil que un número de gente tan grande, a la misma vez,  se crea tanta mentira de un conocido mentiroso. Eso sí, les ha cundido recortar más que a Eduardo Manostijeras. En un año, quitando los cien días de cortesía, han dejado a España hasta sin aliento. Atónitos y medrosos hemos esperado cada viernes para oír que parte del cuerpo social recibía el tijeretazo. De los presuntos destinatarios no se ha escapado nadie ni los que les votaron, los menos  se han escapado todos. La Reforma Laboral a descuajaringado todo el armazón sociolaboral de años; la educación, con un envite más, se va a  quedar para los hijos del “señorico”; la salud,  como derecho gratuito (es un decir)  y universal,  pasó a peor vida y  a más  peor que va a ir pasando; la ciencia, para final de legislatura,  gritará sollozando “que inventen ellos”;  la dependencia, para qué hablar de la dependencia, pobrecita ella. Y pobrecito él y pobrecitos todos los plebeyos que lleguemos  a alcanzar  la “esperanza de vida”  sin habernos muerto antes. Los futuros mayores no tendréis este problema de ser dependientes y que no os atienda nadie, vosotros no. No os dará tiempo porque os jubilaréis con la fecha de caducidad cumplida. No, no la de consumo preferente sino la de caducidad. Y viéndolo desde lo práctico mejor, porque para la mierda de pensión que os va a quedar, mejor la espichas y no das la lata a la familia que bastante tendrán los pobres con andar buscando  su primer trabajo a los 45 años.

Y todos más pobres que ratas. Entiendo que con todo los que nos han rebanado ya entre disminución de salarios, descuento de días de enfermedad, subidas de impuestos, subida de servicios básicos; agua, luz, gas, transporte diario, copagos de medicinas, de aparatos ortopédicos, ibi, impuesto de circulación, ITV  y otras mamandurrias seremos, por lo menos, entre un 15 y un 20 por ciento más pobres. Pero ahora la plebe hemos de aprendernos otro término: desindexación. Sí, esto no es broma, lo anunciaron el último viernes. Con una cara de velatorio de alguien querido que te daba repelús verlos a los tres, lo medio explicaron. Pero la mayoría de la plebe estarías de cervecita y no os enterasteis. Pues sí, desde ahora, la palabra clave será desindexar que no es otra cosa que no aplicar índices. ¡Y qué! dirá más de un plebeyo. Pues que nos van a poner a caldo y nunca mejor dicho. A comer poquito y a cenar sopita. Para entenderlo se trata de que eso de que los salarios, las pensiones, y en general los ingresos crecían cada año según el índice de precios al consumo  (IPC) pues ¡se terminó! Ya no hay más IPC que valga. Supuestamente afecta a salarios y precios pero, entre ustedes y yo, a lo que va a afectar de verdad es a los salarios del tipo que sean. Y según dicen que dicen en los próximos años se aplicará este concepto hasta que, en España, seamos entre un 20 y un 30 por ciento más pobres que hoy, porque lo que llevamos restado hasta ahora eso se consolida. No me imagino cómo se va a poner la Presidenta de SAREB (Banco malo) Dª Belén Romana que cobra al mes ¡solo!  33.000 €. Le va a pasar como a la Esperanza no va a llegar a fin de mes.

Así que, hermanos plebeyos, vosotros seguir distraídos unos y discutiendo otros que ya veréis luego para recuperar lo  desindexado.

Un pensament a “A comer poquito y para cenar sopita”

  1. Lo importante es, ahora que sabemos todo esto, ir viendo cómo desaparecen los derechos sociales, cómo se disminuye la atención a nuestros niños y niñas en las escuelas, cómo se sigue haciendo negocios con los libros escolares, con las medicinas, con los colegios privados… Habrá que ponerse a trabajar y hacerlo en donde duela a la máquina de separar ricos de pobres. Si los maestros y profesores trabajaran sin libros de texto alguien comenzaría a quejarse y no los niños y niñas precisamente.

Els comentaris estan tancats.