Josep Carner en el Jamboree

Gemma Abrié i la Vicens Martin Dream Big Band. Fotos de RAMON BARNADAS

Josep Maria Cuenca
Escritor

El pasado martes 8 de enero, en plena digestión de la resaca producida por la felicidad obligatoria navideña, un amigo me invitó a un concierto en la cueva del Jamboree de la Plaza Real de Barcelona. Actuaban la Vicens Martin Dream Big Band acompañada de la voz de Gemma Abrié. O lo que es lo mismo: se aliaban un puñado de espléndidos músicos de jazz con la voz honda y solar de una cantante que, además, físicamente me recordó a una Maria Schneider de rasgos faciales más refinados y perfectos, es decir, más bella que la fugaz actriz que bailó un último tango en París con Marlon Brando.

La serie de conciertos de la que formaba parte la sesión a que asistí supone la presentación de un trabajo cuya concepción resulta, cuando menos, singular, ya que vincula el jazz con algunos de los poemas de Els fruits saborosos que Josep Carner escribió hace ya más de un siglo. Tal como ha sido concebida por Vicens Martin -el compositor, director y guitarra de la banda-, la idea no pretende “sonorizar” sin más a Carner. La cosa es mucho más ambiciosa y difícil, puesto que intenta establecer correspondencias entre la música de Martin, su banda y Abrié y los versos impecables de Carner, que hoy quizá suenan algo rígidos pero siguen desprendiendo una sensualidad incontenible que no pierde su vigor por más que pase el tiempo.

El resultado de la tentativa de correspondencias en cuestión sólo puede calificarse de espléndido. Abrié y la Big Band de Martin logran combinar la delicadeza, el buen gusto y la calidad sonora de un modo tan fluido y natural que hace parecer sencillo lo entreverado, al tiempo que invitan a releer los versos de Carner proporcionándoles una emoción adicional, renovada e inédita. Lejos de haber consumado únicamente una musicación más o menos afortunada, Martin ha llevado a cabo una apropiación respetuosísima y contenida de Carner. Las composiciones de Martin no sólo salen airosas de su cohabitación con la perfeccionista lengua literaria de Carner y su maravillosa exaltación de los sentidos, sino que solicitan con humilde circunspección, como quien no quiere la cosa, que no pasen inadvertidos los mil detalles sonoros con que han sido concebidas y que pueden apreciarse en los desarrollos, los diversos solos instrumentales (de guitarra, trombón, saxo, guitarra…) y en los cuidados cierres. Cada tema se debe a una laboriosa probidad técnica encaminada hacia el encuentro de la belleza y las emociones, términos hoy poco prestigiados por haber sido suplantados por “lo guapo” y “las sensaciones”, respectivamente.

La Vicens Martin Dream Big Band y Gemma Abrié dan vida a la música con un despliegue de matices y sonoridades tan rico, con un espíritu de integración tan desprejuiciado, que escucharles es como pasearse grata y serenamente por los mejores sonidos de muy diversos momentos del siglo XX. Lo cual indica a las claras que conocen y reconocen con autoridad la esencia del jazz, uno de los géneros de la música contemporánea más prodigiosos que existen. Porque siendo acaso el más innovador, el más transgresor, el más mestizo y libre es, al mismo tiempo, el más consciente y agradecido con relación a su  prodigiosa herencia.

Els fruits saborosos sonarán todavía en el Jamboree los próximos  martes 15 y 29 de este desangelado mes de enero en dos sesiones cada día: una a las 20 h y la otra a las 22h. La entrada cuesta 12 euros en taquilla y 10 euros a través de la Web de Jamboree. Si deciden ir, tal vez les pase como a mí: que no puedo (ni quiero) desprenderme de la caricia que la preciosa versión de Aglae i les taronges prodiga todavía a mi memoria.

NOTA: Los músicos que ofrecen la degustación sonora de Els fruits saborosos son: Vicens Martín (dirección, composición, arreglos y guitarras), Gemma Abrié (voz), Gabriel Amargant (saxo alto, soprano y clarinete), Guim García-Balasch (saxo alto, tenor y flauta), Vicent Macián (saxo tenor), Marcel.lí Bayer (saxo barítono y clarinete bajo), David Pastor (trompeta), Jaume Peña (trompeta), Leo Torres (trompeta), Carlos Martín (trombón), Tom Johnson (trombón), David Parras (trombón y tuba), Alejandro di Costanzo (piano y teclados), Miquel Àngel Cordero (bajo eléctrico y contrabajo) y Ramón Ángel Rey  (batería).