Seis incógnitas vascas que las elecciones no resuelven

 

El íder del PNV, Iñigo Urkullu

e-Mail del País Vasco
Ander Gurrutxaga Abad
Sociólogo

Las encuestas preelectorales acertaron. Predijeron unos resultados que casi se han repetido en las urnas. En el caso del País Vasco, había seis incógnitas a priori que las elecciones han dejado encauzadas, pero no resueltas.
La primera el número de votos y escaños que cada partido alcanzaría. No bastaba sólo con ganar, había que hacerlo con una distancia suficiente para tener el margen de maniobra que permitiese pactar con todos o casi todos y no quedar presos de ninguna posible coalición de aquellos partidos que no habían sido los más votados. La distancia era un termómetro fundamental para clarificar lo que podía ocurrir el día después.

La segunda incógnita ya se ha resuelto. El PNV entró a las elecciones autonómicas con un programa claro y un liderazgo incuestionado. La apuesta por situar en primer plano la realidad socioeconómica, la coherencia del programa, la credibilidad de su cabeza de lista y la confianza que transmitió han provocado que no sólo le votan nacionalistas convencidos, sino ciudadanos preocupados por su futuro y por el de la sociedad vasca.

Los resultados del PNV le permiten respirar; ha sacado 6 escaños más que el segundo: Bildu, 11 más que el PSE, 17 más que el PP. La suma de escaños no refleja del todo los límites y las opciones que señalan los resultados. En valores absolutos, el PNV saca 97.000 votos a la segunda fuerza: Bildu. Los 383.565 votos le alejan de los resultados obtenidos por Bildu: 276989 y, por supuesto, le dan 170.000 votos más que los obtenidos por el PSE (211.929) y casi 270.000 más que los cosechados por el PP (129.907).

La conclusión es clara: el PNV puede gobernar en solitario ya que las alianzas posibles entre sus contrincantes son muy difíciles o puede llegar a acuerdos con PSE o Bildu para formar gobiernos de coalición, acuerdos estratégicos o alianzas puntuales. Dicho de otra manera: puede elegir cómo y con quién gobernar.

La tercera incógnita era el peso electoral que podía alcanzar la izquierda abertzale. El universo electoral de Bildu había demostrado en las elecciones generales y municipales de hace unos meses que contaba con una masa crítica de votantes muy significativa. Los 285.000 votos obtenidos le auguraban unos buenos resultados. Lo han sido, pero creo que cabe hacer dos matizaciones importantes. La primera es que los 276.989 votos son menos que los cosechados en elecciones pasadas y, lo que es tan bien importante en los lugares donde  gobierna: Guipúzkoa, Donostia-San Sebastián… ha perdido votos y votantes, lo cual indica que Bildu tiene un techo electoral y está sometido al poder de la coyuntura y a la presentación de la cuenta de resultados, que exige la ciudadanía a los partidos que la representan. Un segundo aspecto es que los escaños conseguidos  -21- le ponen muy difícil la influencia sobre la formación de gobierno, acuerdos multipartitos u otro tipo de iniciativa que puedan proceder del gobierno que se forme en Euskadi.

La cuarta incógnita es el papel del PSE.  Ha perdido miles de votos y escaños. El liderazgo de Patxi López ha naufragado.

Lo ha hecho por cuatro razones fundamentales. La primera es la influencia externa generada por el desplome del PSOE en el Estadoi. La realidad electoral en el largo plazo indica que el PSE obtiene los mejores resultados en Euskadi cuando el PSOE está al alza. Hay vasos comunicantes e influencias mutuas. Por el contrario,  cuando el PSOE pierde votos y escaños en el Parlamento Español, también lo hace el PSE en el Parlamento Vasco. Las últimas elecciones generales y municipales son demostración de este hecho. Los datos demuestran que el PSE quiere gobernar en un contexto sociopolítico que le era hostil. El PSOE había perdido en España más de cuatro millones de votos, la mayoría de las Comunidades Autónomas donde había gobernado – y en las dos que conservaba el poder (Andalucía y Asturias) lo hacía en  minoría y con gobiernos de coalición-. El  PSE no ha podido escapar de esta regla del comportamiento político.

Por otra parte, la coalición con el PP le ha resultado fatal. Nadie –fuera de los círculos inmediatos del poder- entendió esa coalición, que a la postre, demostró que no le rentaba nada y que cuando el PP accedió, con mayoría absoluta, al gobierno de España era ya difícil de mantener. La ruptura de la coalición le metió en unas elecciones anticipadas de las que nada bueno podía esperar, más allá de los intentos por recuperar el discurso de izquierda y de oponerse enérgicamente a las medidas del gobierno popular.

El tercer dato es la gestión del gobierno vasco
. Resultó bastante gris, sin medidas que permitiesen ver “el sello López” o la mano del socialismo vasco. No pudo pactar con nadie, se confrontó con las diputaciones en un conflicto de desgaste donde tenía todas las de perder y no aprovechó los cuatro años para corregir algunos de los problemas que le preocupaban: cuentas públicas, organización de la administración vasca, sanidad, papel del entramado industrial y empresarial. La crisis económica se llevó por delante algunas de sus medidas y en otras demostraron tener muchas dudas: Lanbide, políticas sociales, programas de empleo.

El resultado es que sus políticas no tuvieron eco ni poder transformador. El gobierno de López se encontró con paredes que le resultaron no tan sólo imposibles de derribar sino tan siquiera de rodear. Cuando quiso darse cuenta estaba sólo, sin posibilidad de pactar nada con nadie.

El cuarto hecho es que el gobierno de coalición que Patxi López encabezó tuvo la pretensión de construir un paradigma alternativo al gestado por el nacionalismo vasco. No supo hacerlo, nunca entendió los condicionantes que tal pretensión tenía. El PSE demostró no tener poder político para liderarlo, escaso poder social,  un reducido poder económico y un deficiente poder cultural.

El resultado es que se sin apoyos externos, con apoyos internos muy limitados, sin posibilidades de imponer una visión distinta de las cosas y con las armas de la gestión muy poco afinadas, su proyecto estaba llamado a perder votos, porque no convencía a sus caladeros electorales habituales. La izquierda sociológica vasca huyó de sus propuestas y sólo el miedo al vacío y su larga y fructífera tradición política le ha sostenido, pero es evidente que una manera de hacer las cosas ha entrado en declive y el socialismo de la margen izquierda que lideró Patxi López ha visto perder el poder político no sólo a niveles generales sino también en sus feudos tradicionales- excepto en Portugalete, lo ha hecho en Barakaldo, en Sestao, en Santurce o en el Valle de Trápaga-.

Tampoco terminó de convencer el papel que el PSE quiso arrogarse como el partido que trajo la paz a Euskad. La ciudadanía vasca entendió que su aportación había sido menos significativa de la que se empeñaron en “vender” y que el cese definitivo de la violencia de ETA fue el resultado de factores más complejos y envolventes de los que se proclamaban desde la retórica política socialista.

La quinta incógnita tenía que ver con el papel del PP.  El Partido Popular debía defender en Euskadi el gobierno de coalición y, a su vez, presentar una explicación ante la sociedad vasca de la política de recortes procedentes del gobierno de Madrid. No hizo ni una cosa ni otra. Quizá ambos hechos le parecieron “peligrosos” y huyó de ellos marcando un perfil con un programa virtual y una política del miedos llamando a lo que ocurría al día siguiente si ganaban, en su expresión: los independentistas.

Esta forma de entender la política vasca le alejaba de tener que explicar los ajustes en educación, en sanidad,  los recortes en política autonómica, pero también le alejaba de sectores tradicionales de su electorado y, sobre todo, de la ciudadanía vasca, que no ha terminado de conocer cual es el proyecto del PP para Euskadi, amén de la explotación intensiva de la política del miedo.

Los ciudadanos vascos, con miedo o sin miedo, no saben que quiere el PP. Su líder, Antonio Basagoiti, ha olvidado hacer política, ha huido del lugar de la confrontación inventando un lenguaje y un problema que nadie había planteado. Los resultados obtenidos han sido bastante malos. Pierde votos y, sobre todo, pierden prestigio político porque ha demostrado que más allá de los negocios políticos  de su amplia familia – el Partido Popular en España- la carcasa que anuncian está vacía. Después de estas elecciones nadie sabe que quiere Basagoiti para Euskadi, lo que sí hemos aprendido con su discurso electoral es que en Euskadi hay independentistas, pero esto ya se sabía.

La sexta incógnita tenía que ver con lo que iba  a pasar con los partidos más pequeños. Izquierda Unida- Ezker Batua, en sus dos acepciones- desaparece del Parlamento Vasco. No fue capaz de sustraerse a sus conflictos fraticidas ni a su pasado turbulento. UPyD mantiene su escaño. Tendría que decir que su candidato –Gorka Maneiro- se lo ha ganado, con una demostración de coherencia y contumacia política, más allá de la opinión que merezcan sus posiciones, pero, a veces, la claridad y el riesgo en política da resultados, no tanto como proclamaba el  candidato para formar grupo propio, pero sí para tener un espacio donde seguir dejándose oir.

Las alianzas o el gobierno en solitario del PNV podrán ser o no, para lo que faltará tiempo es para enfrentar el enorme y arriesgado trabajo que queda por hacer. Enfrentar las consecuencias de la crisis económica y plantear un nuevo estatus para Euskadi en España. No sólo va ser el momento de conocer qué quiere Euskadi sino de saber también que puede ofrecer España: con un gobierno sin recursos ideológicos, atrapado en una crisis para la que no encuentra salida ni solución, con un horizonte donde no terminan de verse los días azules y con una propensión  a hacer política ignorando los problemas y los conflictos, protegido como está por una mayoría absoluta en el Congreso.

Los resultados de las elecciones vascas vuelven a demostrar que todo está abierto y que el modelo de Estado está lejos de estar cerrado y que, probablemente, la desafección sobre lo que sea España ha tomado una velocidad difícil de parar. Quizá el independentismo no sea lo que dice Basagoiti, pero cada vez es más notorio que la factura del coste de ser español hay muchos ciudadanos vascos que no están dispuestos a pagarla.

Un pensament a “Seis incógnitas vascas que las elecciones no resuelven”

  1. Estando bastante de acuerdo con las observaciones aquí expresadas, me gustaría aportar unas pocas más, que no he leído ni oído en ningún lugar y que a mí me parecen de lo más interesante de estas elecciones vascas, puesto que, por lo demás, han transcurrido por los cauces ya previstos: victoria del PNV, ascenso de Bildu, debacle de PSE y PP…
    1- En Guipúzcoa, el PNV ha empatado prácticamente, con EH Bildu, que apenas les han superado por menos de 500 votos. Teniendo en cuenta que EH Bildu no sólo está formada por Batasuna, sino también por EA, Aralar y una escisión de IU-EU, me parece muy significativo, pues vendría a señalar, como ya has indicado en este texto, el estancamiento de la Izquierda abertzale en su principal territorio de asentamiento.
    2- En Álava, en cambio, Bildu se ha convertido en la segunda fuerza política, superando incluso al PSE y al PP (aunque no a la suma PP +UPyD o PSE+UPyD). Teniendo en cuenta que Álava era considerada hasta ahora la provincia vasca más “españolista”, este ascenso parece indicar también un cambio histórico. Por lo demás, la victoria del PNV era previsible: en Álava, y sobre todo en Vitoria, siempre gana el partido que gana a nivel general, ya sea PP, PSOE o PNV.
    3- El PSE se ha pegado un previsible batacazo, pero, en mi opinión, menor que el que cabía esperar. Sobre todo, porque los resultados de las últimas elecciones autonómicas estaban desvirtuados al no poder presentarse Batasuna. No creo que la labor de Patxi López haya estado tan mal valorada como parece (digamos que sufre el “síndrome Zapatero”: a ver quién se atreve a defenderle, al menos durante un tiempo)
    5- Ciertamente, el voto nacionalista suma las 2/3 partes de los votos emitidos. Pewro ¿y el independentista? No creo que ni siquiera los jeltzales más acérrimos se atrevana pensar que todos sus votantes son independentistas o sobranistas. Quizás ni siquiera nacionalistas… pongamos que 1/3 de los votos del PNV no correspponden a ciudadanos favorables a la independencia (una proporción razonable, pienso yo). Eso nos dejaría que la suma de EH Bildu + los 2/3 de los votos del PNV corresponden más o menos, a algo más de la mitaad de los votos emitidos. Lo que quiere decir también que algo menos de la mitad de los votantes no serían favorables a la independencia de Euskadi… vamos, lo de siempre.
    Nota: señores/as “lamentables” ¿por qué los comentarios del sr. Gutrrutxaga vienen acompañados de la nota: e-mail desde el País Vasco? ¿Piensan ustedes que el País Vasco es un lugar ignoto y peligroso donde sus corresponsales tienen un acceso restringido y milagroso al correo electrónico? ¿El País Vasco es Chechenia, la selva de Borneo, la isla de Pitcairn? ¿o es para señalar que el resto de sus colaboradores manda sus artículos por medio del correo del zar, en plan Miguel Strogoff? Porque si no, no lo entiendo. Un saludo cariñoso, en todo caso ; )

    Respuesta lamentable:
    Ponemos e-Mail del País Vasco, de Andalucía, de Caracas, de Montevideo… y de todos los lugares desde donde nos mandan textos nuestros colaboradores. Antes habríamos escrito “Carta del…”

Els comentaris estan tancats.